Koke vs Modric: La lucha por el tablero
21 noviembre, 2016
Suplentes de lujo
21 noviembre, 2016

Cerezo y Florentino: Presidentes en extinción

En una época en la que proliferan los grandes inversores extranjeros en el fútbol, los presidentes de Atlético y Real Madrid suponen un caso cada vez menos frecuente. Aunque ninguno de los dos ha tenido una carrera empresarial estrictamente relacionada con el balón, su afición por el deporte rey les ha llevado a estar al cargo de dos de los clubes más prestigiosos del panorama actual.

El cineasta y el constructor

Hasta que pasó a ser presidente del Atlético en 2003, la figura de Enrique Cerezo era principalmente conocida por su influencia en el mundo cinematográfico, pues es poseedor de los derechos de unas 7.000 cintas (nada menos que el 80% del cine español) y cuenta con su propia productora, la cual ha estado detrás de títulos recientes como Mi Gran Noche (2015) y Las Brujas de Zugarramurdi (2013). Además, el mandatario colchonero también es propietario del canal autonómico 8madrid TV.

El nombre de Florentino Pérez también trasciende mucho más allá de lo que supone el Real Madrid, pues es el presidente e impulsor del conglomerado empresarial de construcción y servicios ACS. Con una fuerte expansión internacional en los últimos años, constructoras como Dragados, la alemana Hochtief y la australiana Leighton son algunas de sus filiales. Para hacerse una idea del poderío económico del grupo, basta señalar que sólo en 2015 obtuvo un beneficio neto de 725 millones de euros.

Poderío deportivo y económico

Pese al buen momento que atraviesan tanto Atlético como Real Madrid, lo cierto es que ninguno de sus dirigentes ha tenido un mandato siempre plácido. Cerezo, con el máximo accionista y consejero delegado Miguel Ángel Gil Marín en la sombra, tuvo unos primeros años al frente del club rojiblanco marcados por la mediocridad deportiva, con todo lo que ello conlleva. En el caso de Florentino, que accedió por primera vez a la presidencia madridista en el año 2000, llegó a dimitir en 2006 para regresar en 2009 con un nuevo proyecto ‘Galáctico’. Por tanto, puede decirse que ambos han probado los sinsabores y las mieles del fútbol.

En lo que respecta a lo económico, la situación del Atlético ha mejorado sustancialmente de la mano de sus recientes éxitos deportivos y ha estado marcada por la entrada del Grupo Wanda en el accionariado (poseedor del 20% de los derechos club desde 2015). A ello hay que sumar la mudanza a La Peineta prevista para el próximo curso, en el que dispondrá de un estadio de última generación y con capacidad para unos 70.000 espectadores. En el caso del Real Madrid, su vigor económico es de sobra conocido, como ha demostrado su nombramiento como club más valioso del mundo por parte de Forbes. Esa es la realidad de dos clubes modernizados, aunque con presidentes de los de toda la vida.

El dato: Forbes estimó el valor del Real Madrid en 3.645 millones de dólares