Zidane, un entrenador de récord
10 enero, 2017
Moyá, más que un sustituto de garantías
10 enero, 2017

El Barça necesita calma tras la tempestad

Es una situación que ya resulta familiar en el Barça. Al mal comienzo de año en lo deportivo le ha seguido la controversia. Si hace dos años fue la derrota en Anoeta y el conflicto entre Messi y Luis Enrique, este 2017 ha tocado la última polémica de Piqué tras el pinchazo en Villarreal y la sorprendente ausencia de los integrantes de la plantilla que debían acudir a la gala de los premios The Best.
Las quejas de Piqué sobre los últimos arbitrajes en Bilbao y Villarreal son las que pueden traer consecuencias inmediatas. El Comité Técnico de Árbitros ha denunciado al central, aunque la sanción sería sólo económica. Al margen quedarían los gestos hacia el palco al acabar el choque en el Estadio de la Cerámica. En cualquier caso, ambas manifestaciones del jugador distan de las de la directiva culé, más prudente al respecto.
La FIFA, segundo incendio en 24 horas
La polémica no terminó con los hechos protagonizados por el ‘3’ blaugrana. Horas después, se conoció la ausencia de Messi, Piqué, Iniesta y Suárez en el acto de entrega de los premios otorgados por la FIFA. La decisión, justificada con la preparación del partido ante el Athletic, no ha sentado bien al máximo organismo del fútbol internacional. Una situación que para nada favorece a la imagen de la entidad culé.
A momentos convulsos, finales felices
Pese a todo, hay motivos para que los aficionados del Barça busquen algo positivo en medio de la tormenta. Para ello, tan sólo hay que recordar lo que viene sucediendo en las últimas temporadas. Por una parte, el mencionado encontronazo de 2015 marcó un punto de inflexión que desembocó en el triplete.
De este tipo de tramas convulsas con final feliz también saben bastante en el Real Madrid. El gran momento que atraviesan los blancos contrasta totalmente con el que vivían hace apenas un año. El fútbol da muchas vueltas y todo campeón que se precie pasa por situaciones difíciles. En el Barça no ven el momento de que llegue la calma tras la tempestad.