Keylor Navas se pone en entredicho
16 enero, 2017
Marcelo, un digno sucesor de Roberto Carlos
18 enero, 2017

Se terminó la racha, queda su legado

El Real Madrid puso fin a una extraordinaria racha de 40 partidos invicto. Pese a la amargura que deja la derrota del Pizjuán en el madridismo, queda el legado de estos 9 meses. Sólo hace falta comparar la situación del equipo que perdió con el Wolfsburgo con el actual para darse cuenta. La vida de los blancos ha cambiado radicalmente en cuestión de 284 días.

Vuelta a la cima del fútbol

La Undécima Champions, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes conquistados hablan por sí solos. Zidane ha conseguido devolver al conjunto madridista a su lugar en la cima del mundo en menor tiempo del esperado. Por si fuera poco, el equipo se encuentra en una situación óptima en las tres competiciones del presente curso. Líderes en LaLiga, en cuartos de final de Copa del Rey y en octavos de Liga de Campeones. El madridismo sueña con el triplete.

Un equipo con alma e identidad

Tantos partidos sin tropezar no pueden ser producto de la casualidad. Hoy por hoy, el Real Madrid tiene un plan bien definido y cree en él hasta el final. El centro del campo formado por Casemiro, Kroos y Modric ha instaurado un equilibrio que ha hecho de los blancos un conjunto irreductible, sin olvidar la pegada de la BBC. Sólo otro equipo tan bien trabajado y que nunca se rinde como es el Sevilla pudo tumbar a los de Zidane en una noche en la que probablemente no merecieron perder.

Una plantilla enchufada

La racha de los merengues no se ha caracterizado por el protagonismo de 11 jugadores, sino de una plantilla en la que todos sus integrantes han tenido sus momentos de relevancia. Zidane ha conseguido que casi todos sus jugadores se sientan importantes y saquen lo mejor de sí mismos, por lo que ninguna rotación ha provocado que decaiga el rendimiento colectivo. Sin esta amplitud de posibilidades en el equipo, la derrota del Real Madrid hubiese llegado mucho antes.

La proeza de Cristiano

No son pocos los futbolistas que han rendido a un extraordinario nivel a lo largo de estos 40 partidos. Sin embargo, destaca especialmente el caso de Cristiano Ronaldo por todo lo que representa para el equipo. Con 31 años, el portugués volvió a lograr lo que se recordará como una proeza, arrebatar un cuarto Balón de Oro a Leo Messi. Evidentemente, lo hizo porque su aportación y rendimiento durante este periplo de 9 meses estuvo a la altura de semejante logro.