Galones para Casemiro
20 enero, 2017
Los 5 datos que hacen creer al Real Madrid en la remontada
24 enero, 2017

El momento de Cristiano, ¿una cuestión de puntería?

Cristiano Ronaldo protagonizó una actuación frente al Málaga marcada por su falta de acierto de cara a portería. En esta ocasión, el portugués no pasó de puntillas y estuvo voluntarioso en todos los lances del juego como referencia de los blancos. Sin embargo, en el Bernabéu no basta con tener las ocasiones, también hay que transformarlas, por lo que acabó señalado por la grada tras perdonar 3 chances bastante claras. En una de ellas, la base del poste escupió su disparo hacia fuera. Por una cuestión de milímetros, el juicio sobre el partido del ‘7’ madridista pudo cambiar sustancialmente.

Cristiano ha convertido en gol un 17,4% de sus disparos

De momento, el luso deberá seguir enfrentándose a las críticas y las dudas sobre su estado de forma. Con 12 goles en 14 partidos, ha firmado su segundo peor arranque goleador como madridista en una primera vuelta de Liga (sólo empeorado por el de la campaña 2009/10, cuando sumaba 9). Sin embargo, con 0,85 goles por encuentro, promedia mejores guarismos que el curso pasado, cuando sumaba 14 dianas en 19 encuentros. Hasta tirando de números, su actual momento puede tener una doble lectura.

A Cristiano le está faltando la famosa pegada

Tras lo sucedido en el último partido de Liga, cabe preguntarse si es la definición lo que verdaderamente le está pasando factura a Cristiano. En este aspecto, los datos también son bastante reveladores, ya que el portugués sólo ha convertido en gol un 17,4% de sus disparos en la primera vuelta, una cifra que está por debajo de todos sus anteriores registros como madridista. Para hacerse una idea, el ratio de Luis Suárez en esta misma estadística es de un 30%, mientras que el de Messi de un 24,6%.

Si las dos estrellas del Barça lideran la tabla de goleadores por encima del portugués, en buena parte se debe a esta diferencia de pegada entre uno y otros. Dentro de lo negativo, quizá no sea la peor noticia posible para Cristiano y el Real Madrid. Los delanteros no dejan de definirse por la confianza y las rachas. A poco que el de Madeira afine el punto de mira, probablemente todo vuelva a la normalidad.