Le pillan masturbándose en el autobús y se hace viral
12 julio, 2017
Las claves del fichaje de Vitolo por el Atlético
13 julio, 2017

James, de imprescindible a olvidado

El Bayern de Múnich hizo oficial la llegada de James Rodríguez en calidad de cedido para las próximas dos temporadas con una posibilidad de compra por 60 millones de euros. Se trata de una operación en parte sorprendente, ya que se esperaba que el colombiano se fuese directamente traspasado tras una estancia en el Real Madrid que ha dejado luces y sombras.

El periplo del colombiano en La Capital se ha caracterizado por ir de más a menos. Precisamente, James triunfó en Chamartín de la mano de quien será su técnico en el conjunto bávaro, Carlo Ancelotti. Tanto, que llegó a disputar 46 partidos oficiales en los que anotó 17 goles y aportó 18 asistencias. Sin embargo, el adiós del entrenador italiano en 2015 también supuso, de manera indirecta, un ‘hasta luego’ en el demoledor rendimiento que estaba ofreciendo el capitán de Colombia: 32 partidos, 8 goles y 10 asistencias en la 2015/16 y 33 partidos, 11 goles y 13 asistencias en la 2016-2017.

De ídolo a suplente

La participación de James en el Real Madrid siempre ha ido de más a menos. Con solo 23 años de edad y en lo que era su primera temporada en La Capital, el colombiano asumió los galones suficientes para disputar 46 encuentros, siendo así pieza clave en el esquema de Ancelotti. Sus 13 dianas certificaban la buena operación realizada en verano, sin embargo, con el paso del tiempo sus minutos iban disminuyendo. En la temporada 2015-2016, éste completó su peor bagaje goleador (7 tantos) en 32 envites.

La ‘Bota de Oro’ del pasado Mundial de Brasil, empezó la temporada siendo suplente en sus primeros cuatros partidos: Sevilla, Real Sociedad, Celta y Sporting de Portugal. Posteriormente, Zidane le dio un voto de confianza situándole en el 11 titular durante cinco jornadas consecutivas, pero no fue suficiente para reivindicarse de cara a puerta: un gol en 374 minutos le hizo retornar al banquillo durante dos choques más. Desde entonces, James no ha conseguido ser titular durante cinco veces consecutivas, ni siquiera en abril donde demostró estar de dulce, completando su mejor racha: 1,2 goles por partido. Titular indiscutible en el ‘Plan B’ y suplente de lujo del ‘Plan A’, el futuro de James empieza a definirse.