Las lágrimas de Defoe durante el funeral de su pequeño amigo Bradley Lowery
15 julio, 2017
La última de San Fermín, un presunto Indar Gorri le propina una brutal paliza por llevar la camiseta del Sporting
15 julio, 2017

Entrevista Óliver Torres: “El Porto ha conseguido que por fin sea feliz”

Óliver Torres (Navalmoral de la Mata, 1994) habla en exclusiva para ‘Revista El Balón’ sobre lo que será su quinta temporada como profesional. El fútbol muchas veces ha intentado derrotarlo, como por ejemplo cuando era cadete y estuvo una vuelta entera sin jugar un solo partido. A los 17 años le llegó la oportunidad de debutar con el primer equipo del Atlético y se dio a conocer en nuestra Liga como una de las mayores promesas del futuro. Su irrupción fue tan fuerte que hasta él mismo reconoce que tuvo que dejar de ver la tele, escuchar la radio y leer el periódico. Así es Óliver Torres. 

-¿Por qué la Liga Portuguesa?

El último año en el Atlético fue muy duro sobre todo psicológicamente. Necesitaba un nuevo desafío y cuando llegué a Oporto simplemente me propuse el objetivo de ser feliz, no quería nada más porque creo que eso es mucho y difícil, pero por fin lo he conseguido. A día de hoy solamente pienso en que para nosotros es imprescindible ganar el título porque la afición se merece eso y mucho más.

-Siempre acompañado por Casillas…

Tenemos una gran relación. Cuando me ve suele soltar bromas, pero luego a la hora de la verdad siempre cumple. He tenido mucha suerte de jugar junto a él, es de agradecer  que me quiera dar consejos porque no todos los días tienes como compañero a una leyenda futbolística como él.

-Usted, al igual que Mbappé, dio el salto a la élite muy joven. ¿Qué le recomienda y cómo se gestiona todo ese éxito?

Mi irrupción fue muy fuerte… ni yo mismo podía controlarlo. A nivel psicológico no es fácil tener la cabeza amueblada cuando estás arriba y luego bajas… son momentos difíciles porque un día estás en el cielo y al siguiente en el infierno. Dejé de ver la televisión, leer el periódico y escuchar la radio solamente quería seguir disfrutar en el campo. Mbappé ya ha demostrado que es un gran jugador por lo que tiene que estar tranquilo y seguir divirtiéndose.

-¿Qué le decía su familia?

Siempre me entendieron. Aún me emociono cuando el Atlético me dijo que quería ficharme, pero que yo tenía que encargarme de la vivienda, colegio, mantenimiento… Esa situación para una familia humilde es complicado, pero hicieron todo lo posible y pusieron sus ahorros para que pudiese dar ese paso. Realmente valoro mucho todo ese esfuerzo porque sé que es difícil apostar todo lo que tienen por un niño de 13 años que ni siquiera se sabía si iba a llegar.

-Demasiada presión, ¿verdad?

Cuando empecé a crecer siempre decía que mi sueño era que mi familia llevase una mejor vida, cumplido ese objetivo poco más importa. He visto a mi madre llorar de emoción y tristeza, pero esas situaciones a la larga te hacen más fuerte. Si no hubiera sido profesional también estaría muy orgulloso porque hicimos todo lo posible y no podría reprocharme nada.

-¿Tan difícil es ser feliz?

Hay momentos. La suerte se busca y cuando la consigues por supuesto que merece la pena. Siempre pienso en positivo, de cada error puedes aprender algo nuevo. Tengo 22 años y una carrera entera por delante si Dios quiere y quiero seguir cumpliendo mis metas. Nosotros somos privilegiados de poder disfrutar del fútbol, pero también hay momentos muy complicados y si no te rodeas bien es casi imposible tener la cabeza en su sitio. Lo más importante es aferrarse a la familia que sabes que nunca te va a fallar.

-Por cierto, ¿qué le faltó para estar en el Europeo Sub 21?

Un mal momento en un punto concreto me ha quitado de estar ahí, pero no pasa nada porque he aprendido de mi error y no ir a este Europeo fue complicado, pero sé que me ha hecho más fuerte y ya me estoy preparando para estar a un gran nivel la próxima campaña. Me hubiese encantado haber estado allí junto a mis compañeros porque se cerraba ciclo, pero hay que continuar más fuerte que nunca.

Usted es un gran amigo de Saúl. ¿Cree que será uno de los mejores centrocampistas de la historia de España?

No me sorprende nada de lo que ha conseguido. Tiene un portento físico envidiable y si sigue con esta gran evolución llegará donde él quiera, pero hay que ir poco a poco. La verdad es que me alegro mucho por todo lo que le está pasando porque he compartido muchos momentos con él y sé que irá a más.

-Por último, hablemos del futuro…

Estoy muy bien en Portugal. Allí también hay una gran pasión por todo lo que rodea al fútbol y me siento un afortunado de estar en un club tan histórico como el Porto. Quiero seguir defendiendo ese escudo. En España también he vivido grandes momentos y siempre que puedo regreso porque al fin y al cabo es el país donde me he criado desde pequeño.