Las nuevas caras de los jugadores del Real Madrid en el PES 2018
18 agosto, 2017
El emotivo gesto del Villarreal con las víctimas del atentado terrorista
18 agosto, 2017

Revolución Marcelino

El Valencia es uno de los equipos que debe reencontrarse con su mejor versión. Tras registrar una de las peores campañas de su historia con tres entrenadores diferentes, la parroquia valencianista hace frente a la cuarta temporada de la era Lim. Si anteriormente Ayestarán, Prandelli y Voro, quien ejerció de salvador en la recta final del campeonato, intentaron solventar una situación que por momentos parecía ser límite, ahora es Marcelino quien coge el timón de un barco que intenta emerger a tierra como en los viejos tiempos. La afición de Mestalla se aferra a la figura de su nuevo entrenador para intentar recobrar la ilusión que no tuvo con Ayestarán a principios del pasado campeonato.

Objetivo europeo

La hinchada ché está viendo cómo su equipo se está diluyendo con el transcurso de las temporadas. Hace menos de un lustro disputar competición europea era algo normal en tierras del Mediterráneo. Sin embargo, escuchar ahora el himno de la Champions parece ser una auténtica utopía, además el sueño europeo se antoja cuanto menos complicado. Uno de los hándicaps del equipo radica principalmente en la falta de fichajes y en el buen papel que clubes competidores como Villarreal y Sevilla han desempeñado durante el longevo mercado estival.

El flamante entrenador del Valencia ya dejó bien claro el día de su presentación lo que quiere para su equipo: “Me gusta el orden y la disciplina por lo que a mi plantilla tiene que competir siempre bajo esos parámetros. Estamos convencidos de que este proyecto saldrá bien, no vengo para cuatro semanas, sino para dos años”. Otro de los deberes pendientes que tiene el asturiano en su agenda será el de consolidar a Dani Parejo como gran capitán de su vestuario. El centrocampista siempre se ha caracterizado por innumerables idas y venidas tanto dentro como fuera del campo, pero Marcelino parece que sí le está brindando la confianza que no tenía con Prandelli.

La principal novedad de encuentra en el 4-4-2 implantado por Marcelino

Cambio de sistema

Uno de los grandes alicientes de la ‘era Marcelino’ será la reestructuración táctica que el equipo experimentará. El  4-3-3 Voro dará paso a un 4-4-2 donde el ya mencionado Parejo, a priori, asumirá los galones suficientes para dirigir al equipo desde atrás. La novedad radica en que ya no habrá tres centrocampistas en la medular del campo, a esto hay que añadirle que el prematuro adiós de Orellana dará más libertad a hombres de ataque como Santi Mina y Rodrigo, quienes intentarán asociarse con Zaza para finalizar jugada.

Las destacadas salidas de Diego Alves, Enzo Pérez, Ryan, Abdennour y Negredo constituyen una regeneración de lo más profunda dentro del seno valencianista. Por otra parte, en la entidad ché empieza a ver un movimiento en cuanto a la cantera. Las buenas actuaciones de Soler y Nacho Gil, entre otros, auguran que durante esta temporada habrá más presencia de jóvenes en el 11 de Marcelino. Así se presenta el reestructurado Valencia del técnico asturiano para la campaña 2017-2018.