Tremendo ridículo: falla un penalti a lo ‘Panenka’ y se rompe un dedo
21 agosto, 2017
El emotivo minuto de silencio que el Camp Nou dedicó a las víctimas de Barcelona
21 agosto, 2017

El Levante vuelve por sus fueros

Apenas ha necesitado un año en Segunda para resurgir de sus cenizas y de qué manera. El Levante regresa a la máxima categoría con el impulso que supuso su arrolladora temporada en la Liga 123, en la que terminó campeón con 14 puntos más que el segundo clasificado. El año en el infierno le ha venido bien a la entidad de Orriols para hacer de la necesidad virtud y regenerarse. Futbolistas como Postigo, Chema, Campaña y Jason, con poca o ninguna experiencia en la máxima categoría, han constituido la columna vertebral y están llamados a dar que hablar en la nueva temporada que está a punto de comenzar.

La gesta de Muñiz

No obstante, si hay una figura individual a la que atribuir gran parte del mérito de este regreso, esa no es otra que la del técnico Juan Ramón López Muñiz. El asturiano, que entrenará por tercera vez en LaLiga (sus anteriores experiencias tuvieron lugar en el Racing en la temporada 2008-09 y en el Málaga la 2009-10), ha sido el artífice de un equipo con mayúsculas y con unas señas de identidad muy marcadas: solidaridad defensiva, rigor táctico y eficacia de cara a portería.

Vuelve a estar en Primera dos años después

En este último aspecto, el Levante se ha encontrado con un contratiempo devastador con la lesión de ligamento cruzado que ha sufrido Roger Martí, máximo goleador de la pasada campaña con 22 dianas. Al menos durante la primera mitad de temporada, el cuadro levantinista tendrá que encomendarse a un nuevo futbolista en la punta del ataque. Uno de los fichajes que ha llegado para dicha demarcación es el espigado delantero Álex Alegría, quien jugará en calidad de cedido por el Betis, aunque el club continúa moviéndose en el mercado en la busqueda de más jugadores que puedan aportar gol.

Sangre, sudor y lágrimas

Otro de los refuerzos llegados este verano es el del centrocampista macedonio Enis Bardhi, todo un desconocido para el público general que se ha revelado como una de las grandes sorpresas de la pretemporada haciendo gala de una exquisita técnica y un eficaz golpeo de balón. Por su parte, para competir por un puesto con Toño en el flanco zurdo de la defensa se ha fichado a un futbolista con contrastada experiencia en la máxima categoría como es Antonio Luna, quien llega procedente del Eibar. De la anterior etapa en Primera del cuadro granota todavía permanecen Pedro López, Morales y Lerma, quienes hasta ahora han sido fundamentales en los planes de Muñiz y así parece que seguirá siendo. Los levantinistas parten como uno de los equipos aparentemente más modestos del campeonato, una piel de cordero que les puede venir bien. Aunque la salvación no estará exenta de sangre, sudor y lágrimas, este equipo está diseñado para saber sufrir y competir en todos los escenarios. Han vuelto para dar guerra.