Pedrerol, sobre el referéndum: “Es un día duro para todos, nadie ha ganado hoy”
2 octubre, 2017
1998: ‘Manita’ para despedir la era Antic
13 octubre, 2017

Oblak vs Luis Suárez: Duelo a quemarropa

Se dice que los delanteros son jugadores de rachas y es evidente que Luis Suárez no está en una de ellas. El uruguayo apenas suma dos goles (ambos intrascendentes cerrando goleadas contra Espanyol y Girona) en ocho partidos entre todas las competiciones, muy por debajo de los 14 tantos de Leo Messi sin ir más lejos. La situación dista considerablemente de la de hace dos temporadas, cuando el ‘9’ azulgrana firmó 40 dianas en LaLiga erigiéndose Bota de Oro por segunda vez en su carrera, un galardón que en los últimos nueve años sólo han logrado su socio argentino, Cristiano Ronaldo y él. “Lo de menos es que no marque, lo que importa es que la jugada sirve para llevarnos los tres puntos en un partido complicado”. El atacante antepone el bien colectivo al individual, tal y como manifiesta en sus propias declaraciones, pero es evidente que un ‘killer’ voraz como él no termina de ser feliz si no ve portería.

Suárez, hambriento de gol

Al margen de los goles, las sensaciones transmitidas por el charrúa sobre el césped tampoco han invitado al optimismo. No se le termina de ver cómodo sin Neymar y ejerciendo un rol nuevo en el esquema de Valverde, donde ocupa la banda izquierda con más frecuencia de la que acostumbra. Tampoco se le ve fino en otras facetas del juego. Una lesión de rodilla sufrida el pasado mes de agosto ha podido ser clave en esa falta de ritmo, sobre todo si se tiene en cuenta que forzó su reaparición para afrontar dos partidos cruciales con Uruguay en la clasificación para el Mundial.

Lo cierto es que en el vestuario culé no se ha manifestado preocupación al respecto. Los resultados acompañan y no es la primera vez que Suárez atraviesa una sequía de estas características. Sólo hay que recordar sus complicados inicios en el Barça, donde no logró estrenarse hasta su quinto partido. Aquella misma temporada acabó siendo clave en el ‘Triplete’ con 25 goles y 24 asistencias en 43 partidos. ¿Una cuestión de bloqueo mental? Ante el Atlético tiene la posibilidad de volver a lo grande.

Oblak, pletórico

Además de zafarse de la correosa defensa colchonera, Suárez tendrá que afinar al máximo ante la portería, el bastión más resistente del equipo rojiblanco en lo que va de curso. El mérito es de un inconmensurable Jan Oblak que está protagonizando una actuación providencial tras otra. En Girona salvó un remate de Kayode en boca de gol en el descuento; contra el Málaga, dos claras ocasiones de Borja Bastón y Rolán que pudieron arruinar el estreno del nuevo estadio; en San Mamés, un penalti lanzado por Aduriz al borde del descanso; en Butarque, varias intervenciones decisivas para salvar el empate en un mal partido de los suyos.

El esloveno ha encajado cuatro goles en LaLiga y ha salvado 13 de los últimos 14 remates que ha recibido, una estadística demoledora. A falta de que Griezmann carbure, se ha destapado como el jugador más determinante del Atlético y así lo dice también su cláusula de rescisión: 100 millones de euros, la misma cantidad que el francés. Ya nadie discute que es uno de los mejores del mundo en su posición. Rival ‘top’ para el pistolero, al que ha batido tres veces en ocho enfrentamientos.