El primer derbi del Calderón
15 noviembre, 2017
Benzema, más discutido que nunca
15 noviembre, 2017

El objetivo del Atlético: recuperar la solidez

La defensa no escapa al momento de dudas que atraviesa el Atlético esta temporada. El muro edificado por Diego Pablo Simeone, recordado por ser infranqueable en sus mejores noches, transmite una vulnerabilidad nunca vista durante el periplo del técnico argentino. Pese a que los rojiblancos son el segundo conjunto menos goleado en LaLiga con seis tantos en contra, lo cierto es que buena parte de culpa la tiene Jan Oblak, quien promedia tres paradas por partido, casi el doble que el curso pasado.

El extraordinario momento de forma del guardameta esloveno camufla esa fragilidad que sí queda al descubierto si se atiende a otras estadísticas. Basta comprobar que todos los goles encajados por el equipo colchonero en Liga y Champions llegaron tras pase o centro lateral. Sin embargo, lo realmente alarmante para los del Cholo reside en el hecho de que siete de esos diez tantos llegaron de cabeza. El dominio del juego aéreo, una de las virtudes más reconocibles del Atlético durante los últimos años, se ha diluido tanto en ataque como en defensa.

¿Falta concentración?

El problema también resulta palpable en las jugadas a balón parado. Así lo corroboran los datos publicados por @futbolavanzado relativos a las diez primeras jornadas de LaLiga, los cuales sitúan a los rojiblancos como el equipo del campeonato que peor defiende los saques de esquina. Mientras que el Valencia -mejor conjunto en este aspecto- apenas permite que sus rivales rematen en un 15% de los córners, la defensa colchonera hace lo propio en un 45% de estas acciones.

Ante esta evidente debilidad, técnico y futbolistas coinciden al buscar el origen del problema. “Debemos mejorar la concentración en momentos determinantes del juego, en algunos pasajes de algunos partidos hemos bajado esa concentración que nos hace un equipo peligroso y duro, eso no podemos hacerlo”, señaló recientemente Simeone.

Prohibido fallar

El diagnóstico del entrenador argentino es muy similar al realizado por Gabi tras empatar contra el Qarabag en el Wanda Metropolitano. “Es un tema de concentración. Creo que siempre hemos sido fuertes a la hora de rematar y nos han hecho pocas ocasiones de gol… Va un poco con la dinámica del equipo, que con pocas ocasiones de córner que tienen los rivales nos hacen gol. Tendremos que entrenarlas y seguir mejorando”, afirmó el capitán.

A este problema se puede añadir otro no menos importante, ya que los años no pasan en balde para los integrantes de la retaguardia (Juanfran y Filipe ya tienen 32 años, Godín, 31). El conjunto rojiblanco está obligado a recuperar su mejor versión en defensa ante un rival de máxima exigencia como el Real Madrid. Pese a que los blancos no atraviesan su mejor momento en cuanto a pegada, son el equipo de LaLiga que más remata con una media de 20 disparos por partido. El derbi no permitirá más concesiones.