Cristobal
3 julio, 2018
3 julio, 2018

Explicaci

En RevistaElBalón ya informamos de que tras la prematura salida de Neymar de la Ciudad Condal sí habían existido contactos entre ambos equipos por el galo. Cope también aseguró en el día de ayer que las negociaciones existieron hasta el punto de que Marín viajó a Alemania para convencer a Griezmann de que debe quedarse en Madrid. Pese a que parece muy inviable que el traspaso se haga efectivo, aún quedan flecos pendientes por resolver.
Hace una semana adelantábamos lo siguiente:
El delantero rojiblanco, que ya estuvo cerca de salir a principios de verano, está en la agenda del FC Barcelona para suplir al brasileño. El Atlético de Madrid sí estaría dispuesto a negociar con el club culé, pero no lo vendería durante el actual mercado estival debido a la prohibición de la FIFA. Diferente tesitura será la que se dará en enero, justamente cuando los fichajes rojiblancos ya puedan debutar de manera oficial con su nuevo equipo.
A día de hoy la cláusula del francés asciende a 200 millones de euros, una cantidad que el Barcelona no está dispuesto a pagar. Sin embargo, ambas entidades son conscientes de que el uno de septiembre la cláusula de Griezmann se rebaja a 100 millones, algo menos de la mitad que lo que percibirán en la Ciudad Condal por el traspaso de Neymar. La directiva colchonera puede sentarse a negociar en los próximas días una operación que en caso de concretarse sería la venta más cara de la historia del club rojiblanco.
Tras haber superado las expectativas previstas, el francés cumplirá su cuarta temporada en el Atlético de Madrid bajo el runrún de su más que posible marcha. El internacional francés está superando todos sus registros. En el pasado mes de abril logró su gol número 100 en LaLiga y con el Atlético ya suma 85. A este demoledor bagaje hay que sumarle que ha llegado a dos finales de Champions. A menos de 30 días para que el mercado estival eche el telón, el ‘culebrón Griezmann’ no ha hecho nada más que empezar.