Maria Pedraza desnuda topless
Posa desnuda: las fotos más sensuales de María Pedraza (‘Élite’) en Instagram
10 octubre, 2018
Niño Mbappé Panamá
No te lo creerás: ¡Mbappé aprendiendo español en el colegio! (Vídeo)
10 octubre, 2018

Comer en Lúbora y empezar ganando

El Restaurante que regenta Raúl Harillo en Madrid, Lúbora, es toda una experiencia gastronómica ganadora a escasos 200 metros del Santiago Bernabéu. Dos templos, uno de los fogones y otro futbolístico, que se miran prácticamente de frente y en el que habitualmente la gente sale eufórica. Y no es para menos.

La redacción de Revista El Balón pudimos comprobar de primera mano por qué se habla tanto del menú degustación de Lúbora. Nos recibió Raúl, para contarnos cómo surgió el restaurante y dar paso al calentamiento: aceite de oliva virgen para mojar con pan (que nunca falte, qué sabor tan intenso tenía) y ensaladilla rusa (fresca, con un toque de la casa). Confesaré que nunca como ensaladilla rusa,  ni si quiera la de mi madre que reúne a toda la familia por su nivel, pero esta vez le di una oportunidad, habíamos venido a jugar y… fue un acierto.

Comenzó el partido del menú degustación con un salmorejo cordobés con espuma de albahaca y queso de cabra. Pero, ¿cómo es posible que un simple salmorejo esté tan rico? Empezamos atacando bien, metiendo al rival en su área. Seguimos con una ensalada de anchoa ahumada con mascarpone, pesto rojo y bolas de arroz frito. Al principio no sabíamos qué eran esos diminutos balones que crujían en nuestra boca y le daban una textura diferente, convirtiendo una ensalada en una experiencia. Listo, acabada ya la primera cerveza de barril, le pedimos a Raúl probar su propia cerveza IPA, que también la tiene. Como buenos futboleros somos cerveceros, no se lo íbamos a poner fácil, pero de nuevo golazo de Raúl con una birra fresca, con tintes afrutados en la boca. No es la típica IPA que tomas una y la segunda te cuesta, podrías hacer una previa de partido entera con IPA y luego el tercer tiempo. Must!

Esta primera parte del menú no podía acabar sin un buen arroz, la versión milanesa con jamón de pato, pistachos y queso de oveja hecho con leche cruda. Sorprende mucho el sabor del pistacho en un arroz, en su punto perfecto, ni duro ni blando, que es lo difícil. Algo así como el arroz Casemiro, que juega siempre al límite de entrar duro sin saltarse la ley, pero siempre sale airoso. Imprescindible en el Real Madrid como imprescindible es el arroz en cualquier carta con inspiración mediterránea.

Atención que ahora viene el plato estrella: Ceviche de gambón sobre pan de gambas, hoja de sisho y tobiko. ¿Hola? Simplemente inimaginable, hay que probarlo. Como ver una tarde perfecta de la extinta BBC o la MSN. Es una chilena de Bale en la final Champions, un gol de Iniesta en Stamford Bridge, el tanto de Costa en la Supercopa. Nos confesó Raúl que a veces han intentado sacarlo del menú, pero la gente lo pide. Como cuando el entrenador deja al 9 titular en el banquillo y cuando el partido se atasca empiezan a corearle: “Ceviche, ceviche, ceviche…” Merece la pena todo el menú por este plato.

Podría acabar el tema aquí, como un gol en el 93, pero Raúl y su equipo se la juegan con un pulpo de roca a la brasa con mojo y kale crujiente. ¡Olé! ¿Pulpo de roca? Yo tampoco sabía que era muy típico en Canarias, con un sabor intenso, un plato con inspiración insular, una apuesta segura.

Vamos, vamos, que viene la carne. El Siumai de secreto ibérico y la carrillera de cerdo estofada en hoisin con meloso de zanahoria. Como cuando vas ganando el partido por goleada y acabas aún así atacando y buscando fundir a tu rival. En este punto del menú, y a falta del postre, uno se da cuenta que el tamaño de los platos engaña. Cantidad perfecta hasta el momento.

No soy muy de postre, pero había que acabar de completar el menú con el helado de mascarpone con dulce de leche y galleta. Sólo diré una cosa, directo al TOP. Textura del helado increíble, sabor del dulce de leche como pocos hemos probado. Para repetir.

Como somos muy deportivos y de clasificaciones, ahí va la nuestra con el café:

  1. Ceviche de gambón sobre pan de gambas, hoja de sisho y tobiko
  2. Helado de mascarpone con dulce de leche y galleta
  3. Salmorejo cordobés con espuma de albahaca y queso de cabra
  4. Pulpo de roca a la brasa con mojo y kale crujiente
  5. Siumai de secreto ibérico
  6. Carrillera de cerdo estofada en hoisin con meloso de zanahoria
  7. Arroz versión milanesa con jamón de pato, pistachos y queso de oveja hecho con leche cruda
  8. Ensalada de anchoa ahumada con mascarpone, pesto rojo y bolas de arroz frito

El equipo titular:

Raúl Harillo. Creador de Lúbora. San Sebastián 1979. Finalizó en París sus estudios de Gestión Comercial y Marketing para emprender su verdadera pasión, La Cocina. Estudió con José Carlos en el Hotel Escuela de la Comunidad de Madrid y es Sumiller por la Cámara de Comercio de Madrid. Completó sus estudios en la prestigiosa ” Basque Culinary Center. Ha trabajado entre otros en “El Chaflán”, “Pedro Larumbe”,” Goizeko Kabi” y “Diverxo”.

José Carlos Ruiz. Madrid 1979. Carrera Universitaria de Turismo. Cuando terminó se dedicó a lo que siempre quiso, La Cocina. Estudió en el Hotel Escuela de la Comunidad de Madrid donde conoció a Raúl Harillo. Desde entonces han sido amigos y compañeros en varios establecimientos. Jose Carlos ha trabajado entre otros sitios: “El Chaflán”, ” La Manduca de Azagra”, “La Torcaz”, “Los cedros de Pedro Larumbe” y en la “Cadena Accor Hoteles”.