Juventus
Las 7 claves de la Juventus
19 febrero, 2019
Correa Atlético Roma
Peligro italiano
19 febrero, 2019

Mario vuelve a ser Mandzukic

Mandzkic Juventus

El ariete croata vuelve para demostrar su capacidad goleadora, esa que no cuajó en el Manzanares pero que le ha convertido en un referente de la Juventus

El del Wanda Metropolitano no será un partido cualquiera para Mario Mandzukic, quien se reencuentra con el que fue su equipo durante una temporada. Pese a que su paso por el Atlético no marchó todo lo bien que cabía esperar, lo cierto es que el atacante balcánico cuenta con una trayectoria intachable. Nacido en Slavonski Brod, Croacia, en mayo del 86, Mario comenzó su carrera deportiva en el TSF Ditzingen, en Alemania, lejos de su tierra natal.

Sus capacidades físicas y futbolísticas le sirvieron para que el NK Marsonia consiguiese repatriar al delantero para seguir formándose en el mundo del balompié. Sus excelentes condiciones le sirvieron para que en 2007, tras haber lucido los colores del NK Zagreb, el Dinamo de Zagreb desembolsara 1,5 millones de euros para hacerse con sus servicios.

Auge en el Bayern

Ya en el equipo más poderoso del país de los Balcanes, Mandzukic comenzaría a hacerse un nombre en el panorama europeo siendo tres veces campeón de la Primera Liga de Croacia y máximo goleador de la competición en la campaña 08/09. Estos excelentes registros no pasaron desapercibidos para los ojeadores de un gran número de equipos y, en 2010, volvería a Alemania para seguir madurando como jugador.

Fue el VFL Wolfsburgo el encargado de asumir su ficha llenando las arcas del Dinamo al pagar siete millones por su traspaso. En el club de la Volkswagen, ‘Súper Mario’ consiguió anotar 22 tantos y dar 13 asistencias de gol en 61 encuentros. Unos números que en la Bundesliga sirvieron para llamar la atención del todopoderoso FC Bayern de Múnich. El laureado club alemán estrechó el lazo sobre el espigado delantero y, a cambio de 13 millones, el croata comenzaría a forjar su nombre en la historia del fútbol.

Fue aquí donde conquistó grandes títulos: dos Bundesligas, dos DFB Pokal, una Supercopa de Alemania, la ansiada UEFA Champions League y el Mundialito de Clubes. Mario consiguió en el Bayern lo que cualquier amante del deporte rey ansía, galardones a la altura de muy pocos. Esta bonita historia se truncó en el verano de 2014. Lewandowski llegaba al club bávaro y dejaba en la rampa de salida a Mandzukic.

Renacido en Italia

El Atlético de Madrid, que había sufrido la marcha de su ‘killer’, Diego Costa, no dudó en apostar por el croata. Pese al buen comienzo de su periplo como rojiblanco, en el que llegó a ser el máximo goleador del equipo durante la primera mitad de temporada, su rendimiento cayó completamente en picado a partir de entonces, por lo que tuvo que salir en el siguiente mercado en dirección a Turín.

En Italia ha vuelto ese delantero que hace mejor a sus compañerosUn futbolista que, apodado como ‘El Trascinatore’, se ha ganado a la afición ‘bianconera’ a base de trabajo y goles. Todo ello sin pasar tampoco por alto su colosal papel en el pasado Mundial de Rusia, en el que contribuyó al subcampeonato de Croacia con tres dianas y su habitual despliegue. Un ariete que pasa desapercibido hasta que caza un balón en el área, con un gran poderío aéreo y letal en los centros laterales. Unas condiciones que tratará de demostrar en el Wanda Metropolitano ante sus ex para reivindicar el talento que en su día desaprovechó el Cholo Simeone.