2010 – 2018: Caminos paralelos

El Atlético sigue la estela del equipo que conquistó la primera Europa League hace ocho años. La similitud entre las trayectorias del conjunto de Simeone y el de Quique Sánchez Flores es de lo más sorprendente

Hace ocho años, nadie habría imaginado hasta qué punto han cambiado las cosas en el Atlético. Un club irreconocible para lo bueno y para lo malo. Con estadio y escudo distintos, pero totalmente asentado entre los grandes. Más allá de los títulos conquistados en este periplo, los rojiblancos también presumen de haberse clasificado para la Champions League por sexta temporada consecutiva, señal inequívoca de los tiempos de estabilidad que corren en el club.

Diego Pablo Simeone es el gran artífice de esta obra, de eso no cabe la menor duda. No obstante, cabe recordar el éxito que allanó el camino que luego se encontró el argentino. Aquella Europa League que el Atlético de Quique Sánchez Flores levantó en 2010. Nada menos que el primer trofeo que lograron los colchoneros 14 años después del Doblete. Pese a tratarse de contextos completamente diferentes, sorprende comprobar hasta qué punto hay paralelismos entre el camino del conjunto rojiblanco hacia aquel título y su actual andadura en Europa.

Todo empezó en la Champions

Antes de que los del Cholo fueran eliminados de la fase de grupos de la Champions, había que remontarse hasta ese 2010 para recordar el último precedente similar. En aquella ocasión, los del Manzanares acabaron terceros de grupo por detrás de Chelsea y Oporto, además de ser incapaces de ganar al débil APOEL de Nicosia, ante el que empataron 0-0 en el Calderón y 1-1 en Chipre. Este curso, la película en la máxima competición continental ha sido muy parecida al quedar en tercer lugar por detrás de la Roma y, otra vez, el Chelsea. Gran parte de la culpa del fracaso la tuvo de nuevo un doble empate ante un rival modesto, el Qarabag (0-0 en Azerbaiyán y 1-1 en el Wanda Metropolitano).

Tras la eliminación, ambos caminos tuvieron su continuación en la Europa League. Los pupilos de Quique apearon a Galatasaray en dieciseisavos (1-1 y 2-1), Sporting de Lisboa en octavos (0-0 y 2-2), Valencia en cuartos (2-2 y 0-0) y Liverpool en semifinales (1-0 y 2-1) para plantarse en la final de Hamburgo, donde vencieron al Fulham por 2-1 con prórroga incluida. Por su parte, el equipo de Simeone se ha impuesto sin excesivos problemas a Copenhague (1-4 y 1-0) y Lokomotiv de Moscú (3-0 y 1-5), mientras que ante el Sporting de Portugal (2-0 y 1-0) experimentó otro ‘déjà vu’ al sufrir en el José Alvalade para lograr el pase. Como lo fue el Liverpool hace ocho años, la última piedra en el camino hacia la final será otro club inglés de renombre, el Arsenal.

Sin supervivientes

Ninguno de los partícipes de aquel éxito perdura ya en la plantilla. Tiago Mendes, actual miembro del cuerpo técnico, lo vivió de cerca tras llegar en el mercado de invierno, pero no pudo participar en el torneo con el Atlético (estaba ya inscrito con la Juventus) y, por tanto, el título no figura en su palmarés. Caso parecido es el de Koke Resurrección, quien debutó con el primer equipo aquella misma campaña sin llegar a disputar ningún encuentro de Europa League. De Gea, Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López, Reyes, Assunçao, Raúl García, Simao, Forlán y Agüero integraron la alineación del equipo que se proclamó campeón en Hamburgo. Especialmente relevante fue el papel en esta competición de la dupla atacante formada por el Kun y el Cacha. Esta vez, toca que Diego Costa y Antoine Griezmann tiren del carro.