Al Atlético le faltó la pegada

El Atlético protagonizó un gigantesco partido en el Camp Nou que no se vio completamente reflejado en el marcador (1-1). Los de Simeone sometieron a un Barça irreconocible y se quedaron a un gol de llevar la eliminatoria a la prórroga. Aunque resultaba evidente que los colchoneros saldrían a por el gol desde el principio, lo sorprendente fue el grado de dominio que ejercieron con un 49% de posesión (nunca antes en la última década tuvieron tanto la pelota frente al Barça) y siendo superior en el resto de estadísticas ofensivas con 12 remates, 5 disparos a puerta y 10 córners.

Con todo, la falta de acierto en los últimos metros volvió a condenar a los rojiblancos, como ya sucediera en el segundo tiempo del partido de ida en el Vicente Calderón. El conjunto de Simeone ha quedado eliminado del torneo dominando tres cuartas partes de la eliminatoria, un hecho muy sintomático. Tan sólo Gameiro pudo acertar a portería vacía a los 83 minutos para dar máxima emoción a los instantes finales. Poco antes, el ’21’ del Atlético había mandado un penalti a las nubes.

Simeone, orgulloso de su equipo y cabreado con el arbitraje

El Atlético volvió a exhibir la intensidad de sus mejores noches y un buen criterio con el balón que no se vio culminado en los metros finales. Simeone se mostró encantado con la actuación de sus jugadores y confía en que la derrota pueda ser positiva de cara al futuro: “Cuando uno cae derrotado así queda algo bueno dentro del equipo. Después de los golpes que hemos recibido siempre propusimos. Si fuese hincha del Atleti, y aunque me hubiera gustado en la final, estaría orgulloso e iría el domingo a apoyar en el Calderón“, comentó el técnico argentino tras el encuentro.

El Cholo también hizo referencia al mal arbitraje de Gil Manzano, que anuló un gol a Griezmann por fuera de juego inexistente. “Los árbitros se pueden equivocar, igual que los jugadores. Pero a los jugadores se les aparta y a los árbitros no sé si se les puede apartar. Tengo claro que en Champions tenemos más opciones que en Liga y Copa“. La Liga de Campeones es precisamente la competición donde los rojiblancos depositan todas sus esperanzas para terminar la temporada levantando un título.