El déjà vu de Saúl Ñíguez

El protagonismo de Saúl en el Atlético ha ido de menos a más durante el curso. Aunque el ilicitano comenzó la temporada como titular, su rendimiento no se asemejaba al que le convirtió en una pieza fundamental en el conjunto de Simeone. Con la llegada de los malos resultados en noviembre y la entrada de Tiago en el equipo titular, el ‘8’ colchonero se convirtió en el principal damnificado y fue relegado al banquillo en los partidos de Liga ante Osasuna, Espanyol y Villarreal.

Su regreso al once frente a Las Palmas marcó un nuevo punto de inflexión. El canterano se reencontró con su mejor versión y marcó el gol de la victoria, una actuación que le reforzó moralmente. El propio futbolista así lo reconoció al término de aquel encuentro disputado en la víspera del parón navideño: “Estaba en una temporada un poco irregular, me viene muy bien para la confianza”.

Los últimas 4 titularidades de Saúl se cuentan por victorias

Desde entonces, Saúl ha vuelto a ser innegociable para Simeone. Su vuelta ha coincidido con la racha de tres victorias consecutivas que ha devuelto al Atlético a la regularidad en Liga. El centrocampista se encargó de abrir el marcador de nuevo en Ipurúa, mientras que ante el Betis completó otra notable actuación en la que hizo gala de su buen estado de forma, omnipresente en cada disputa.

De este modo, Saúl revive un guion muy similar al del pasado curso, cuando su irrupción definitiva y consolidación en el once llegó a mitad de temporada. Fue a partir de entonces cuando los colchoneros alcanzaron su mejor versión, la que les permitió llegar a una nueva final de Champions contra todo pronóstico. Sea con él situado en el medio o en la banda derecha, los rojiblancos son un conjunto más equilibrado con su pulmón a pleno rendimiento.