Diego Costa Atleti

La bestia anda suelta

Volvió Diego Costa al Atlético en enero y, cuatro meses después, vuelve el Atlético a disputar una final. No es casualidad, ni mucho menos. Bastaría ver el partido de vuelta de semifinales contra el Arsenal para comprobar las razones. Tras no jugar el encuentro de ida por precaución, ya que acababa de recuperarse de una lesión en los isquiotibiales de su pierna izquierda, Simeone consideró que era el momento de abrir la jaula y soltar al animal hispano-brasileño. Lo sucedido sobre el césped del Wanda Metropolitano fue la confirmación de los mejores presagios de la parroquia colchonera y de las peores pesadillas del conjunto londinense. El miedo de la defensa ‘gunner’ fue palpable en cada envío al ‘18’, imposible de frenar por potencia. Al borde del descanso, olió la sangre en un balón de Griezmann al espacio y marcó el gol que terminó dando la victoria a los rojiblancos.

Sinónimo de éxito

Necesitaba una noche así el de Lagarto para certificar que su regreso acerca al Atlético a conseguir cosas importantes. Y es que el hispano-brasileño se ha mostrado como una garantía de éxito para los del Cholo. En la temporada 2012/13, la de su asentamiento definitivo en el conjunto colchonero, fue clave en la final de Copa del Rey contra el Real Madrid marcando el gol que empató el partido. Sin embargo, la auténtica explosión llegó la campaña siguiente con los 36 goles que anotó entre todas las competiciones y que permitieron a los rojiblancos ganar la Liga y disputar la final de Champions. Quién sabe lo que hubiera sucedido en Lisboa de haber estado el ariete en condiciones, cita para la que arriesgó con una lesión muscular y en la que terminó siendo sustituido a los nueve minutos.

Tras su marcha al Chelsea en el verano de 2014, los del Cholo conquistaron una Supercopa de España (título al que optaron gracias a la Liga ganada antes) y disputaron una final de Champions. Pese a la consagración de Griezmann como estrella del equipo, el vacío que dejó Costa nunca terminó de cubrirse, probablemente porque no hay otro delantero que se ajuste igual a este Atlético. “Costa vino para esto, para ser importante, para ser determinante, para tener un delantero con rabia. Y el equipo necesita esto. Vino a dar esa cuota que es importantísima”, reconoció Simeone tras ver a sus pupilos lograr el pase a la final.

Cifras demoledoras

Lyon puede convertirse en la confirmación definitiva del ‘efecto Costa’. El de Lagarto suma 13 goles con el Atlético (ocho en Champions y cinco en Europa League) en 24 partidos disputados en competiciones europeas. Esta temporada, ha marcado siete tantos y dado tres asistencias en 21 partidos jugados entre todas las competiciones, con una media de un gol producido (marcando o asistiendo) cada 149 minutos. Durante toda su trayectoria como rojiblanco, ha firmado 71 dianas en 155 encuentros y registra un porcentaje de victorias del 62 %. Entre los jugadores de toda la historia del club que han superado la centena de partidos, sólo José María Giménez le supera en este aspecto con un 64 % de triunfos. En esta Europa League, aparte del citado gol contra el Arsenal, ya marcó en la ida de octavos de final contra el Lokomotiv de Moscú. El Olympique de Marsella es el siguiente objetivo de la bestia.