El Calderón se lo merece

Queda lo mejor de la Champions para el Atlético. Los grandes de Europa no han fallado, por el momento, a su cita con los cuartos de final. Bayern de Múnich, con un fútbol excelso; Barça, con una sorprendente resurrección ante el PSG que lo convierte en más peligroso que nunca, por si no lo fuera ya suficiente; o Real Madrid, con flor o sin ella pero siempre peleando por su competición fetiche; y los colchoneros no quieren bajarse del vagón de primera.

Cuidado con pensar que lo de esta noche es un puro trámite, el Bayer Leverkusen tiene potencial para asaltar el Manzanares, aunque llegan en medio de un terremoto interno que se ha llevado por delante a su técnico buscando, entre otras cosas, una machada en Madrid.

Lo mejor del resultado de la ida es que los alemanes están obligados a marcar tres goles a un equipo que sólo ha recibido cuatro en toda la presente edición de la Champions y que sólo ha sucumbido, por la mínima, frente al todopoderoso Bayern de Múnich en territorio bávaro. Con toda la tranquilidad que puede permitir un choque de este nivel, el Atleti debe pensar en hacer su partido, dejar que corra el tiempo, intentar ganar por prestigio, afición y por las arcas del club, y pensar en la siguiente ronda que, a buen seguro, será rocosa.

Y, de verdad, el Calderón se merece disfrutar de una noche europea con tranquilidad, sin la presión de un marcador ni la guadaña de la eliminación acechando. Un día de bocadillo, confidencias y risas entre atléticos, disfrutando de un partido que hace no tantos años hubiera sido un sueño y que ahora, por haberse convertido en trámite, no deja de ser un encuentro de máximo nivel internacional. Como nos gusta.