Atlético celebración gol final europa league

Atleti III, emperador de Europa

Neptuno se viste de fiesta cuatro años después. El Atlético no falló a su papel de favorito y derrotó al Olympique de Marsella por 0-3 en la final de la Europa League. El ambiente jugó a favor de los franceses, pero ni la superioridad en la grada ni la humareda de las bengalas asustan al gigante construido por el Cholo. Sabían los rojiblancos antes del partido que tocaría sufrir en algún momento, y éste se produjo nada menos que en los primeros compases del choque.

Los franceses ganaban todos los balones divididos y merodeaban constantemente el área rival, pero un campeón requiere mucho más que eso. Entre otras cosas, no cometer fallos como el del 1-0. Error garrafal en la salida de balón del equipo de Rudi García y ahí afloró el instinto asesino de los colchoneros, con Gabi recuperando y dándosela a Griezmann para que éste no perdonara. El Marsella nunca volvería a ser el mismo y, por si fuera poco, perdía a su estrella Dimitri Payet por lesión a la media hora.

Los de Simeone, en esta ocasión dirigidos por Mono Burgos en el banquillo, fueron sintiéndose cada vez más cómodos. Este partido lo habían jugado y ganado infinidad de veces en los últimos años. Tras el descanso, salió el Atlético a sentenciar y sólo necesitó cinco minutos. Nueva recuperación en zona peligrosa, gran pase de Koke y mejor definición de Griezmann, quien picó la pelota ante la salida de Mandanda.

Con dos goles de ventaja, el partido pasó a estar tan controlado por los rojiblancos que incluso transmitieron cierta relajación por momentos. Un cabezazo de Mitroglou al poste les despertó y Gabi marcó el tercero para asegurar el título. Fernando Torres entró en los últimos minutos para completar la fiesta, quien al fin tiene su añorado título con la camiseta del Atlético.