Mourinho se siente traicionado por Griezmann

Mourinho está que trina con Griezmann. El entrenador del Manchester United tenía el sí del futbolista francés para haberse incorporado a su disciplina el pasado verano. Iba a ser el fichaje estrella del Manchester United, y así se lo había hecho saber. Sin embargo, el francés le dejó claro que no saldría del Atlético si se consumaba la sanción y así fue. El gesto de fidelidad hacia el club que más le ha hecho crecer fue entendido por Mourinho, aunque la situación fue aprovechada por el entorno de Griezmann para renovar al alza, un contrato suculento que según algunas fuentes alcanza los 14 millones de euros por temporada para el jugador.

El fichaje de Griezmann quedó en stand by, pero Mourinho pensaba en él para su proyecto el próximo verano, una de las razones por las que en la negociación de renovación pactaran una cláusula de rescisión de contrato en 100 millones de euros, una cifra de mercado y asumible por cualquiera de los grandes clubes europeos.

El Barça reconoció contactos con Griezmann

Sin embargo, desde el pasado verano, el interés del Barça por hacerse con sus servicios ha sido creciente. Los rumores ya le situaron a las órdenes de Valverde con la salida de Neymar, pero la operación de fructificó por la renovación del futbolistas y las mismas razones esgrimidas a Mourinho. Con la apertura del mercado invernal, el propio Barça en boca de Amor reconoció que habían hablado con el entorno del futbolista y han saltado todas las alarmas en las oficinas del Atlético y en Manchester.

El Mundial arma de doble filo

Mourinho ya se ha olvidado de Griezmann, no quiere saber nada de un futbolista que considera que ha traicionado su palabra. Es complicado que el Manchester United si quieres haga una intentona por hacerse con sus servicios, todo apunta a que será el Barça, a cambio de 100 ‘kilos’, quien acabe cerrando la operación.

Cómo acabe la temporada y qué suceda en el Mundial pueden ser clave. El Mundial es un arma de doble filo, porque en pocas semanas un futbolista puede hasta triplicar su valor, y si el francés se saliera, otros equipos podrían entrar fuertes en la puja apostando por resultados inmediatos. Si los acontecimientos siguen su curso lógico, lo normal es que Griezmann juegue el Mundial de Rusia como nuevo futbolista blaugrana.