Simeone rueda prensa Europa League

Cholo contra el mundo

Si el Atlético acaba conquistando la Europa League, sólo quedará quitarse el sombrero una vez más ante Diego Pablo Simeone. El técnico argentino puede sobreponerse con un título a la temporada más difícil desde su llegada al banquillo rojiblanco, en la que ha sido víctima de un cúmulo de despropósitos.

 

Sin fichajes hasta enero

Sin ni siquiera empezar la campaña, el equipo colchonero partió ya con un problema que no era baladí. La sanción de la FIFA no permitió incorporar a Diego Costa y Vitolo hasta el mes de enero. Algo que también condicionó la planificación de la plantilla obligando a retener a jugadores veteranos y a otros que en circunstancias normales no hubieran continuado.

 

La adaptación al Metropolitano

La incertidumbre en torno a la mudanza al nuevo estadio fue otro de los aspectos que más inquietó al inicio del curso. La sombra del viejo y añorado Vicente Calderón se hizo larga en pinchazos que acabaron saliendo caros como los protagonizados contra Chelsea y Qarabag. No obstante, los del Cholo han conseguido recuperar la fortaleza en casa, como han demostrado en esta Europa League.

 

El varapalo en Champions

De adversidades como las citadas anteriormente derivó la mayor catástrofe que ha vivido el Atlético este ejercicio, la inesperada eliminación en fase de grupos de la Liga de Campeones. Tras cuatro años en los que el conjunto rojiblanco siempre llegó al menos hasta los cuartos de final del torneo, el batacazo fue mayúsculo. Simeone puede enmendarlo con el título de Europa League.

 

La fuga de invierno

Al Cholo tampoco le han puesto fáciles las cosas en su propio club. Cuando parecía que el Atlético al fin disponía de un equipo competitivo con la llegada de los refuerzos, realmente lo más duro estaba por llegar. Las salidas de Carrasco, Gaitán, Moyá, Augusto y Vietto dejaron un plantel demasiado corto de efectivos para compaginar dos competiciones.

 

Masacrado por las lesiones

Si al problema citado anteriormente se le suma una plaga como la que han vivido los colchoneros esta campaña, la mezcla puede resultar nefasta. Entre todos los jugadores, suman hasta 38 lesiones a lo largo del curso. Sólo Koke, Saúl, Torres, Correa y Werner pueden presumir de no haber sufrido ningún percance en lo que va de competición.

 

Sancionado para la final

El colegiado francés Clément Turpin fue otro de los obstáculos con los que Simeone topó. La temprana roja a Vrsaljko en el Emirates Stadium provocó que el argentino perdiera los papeles y fuera también expulsado. Ni por esas descarriló el Atlético, aunque el Cholo tampoco podrá sentarse en el banquillo en la final de Lyon al ser castigado con cuatro partidos de suspensión.

 

El lío con Griezmann

Tampoco ha habido paz para el Atlético en los días previos a la final. Las últimas informaciones que sitúan a Griezmann en el Barça a partir de la próxima temporada han enturbiado el ambiente de cara a la cita afectando a la gran estrella del equipo. Aunque el ruido ha sido constante durante el último año, la bomba ha terminado por explotar en el peor momento posible.

 

Día menos de descanso

Cuando parecía que ya no podían conjugarse más elementos en contra, los horarios de LaLiga han echado más sal a la herida. Y es que los rojiblancos han tenido un día menos que el Marsella para preparar la final, ya que los franceses jugaron su correspondiente partido liguero el pasado viernes. “Nos quedan sólo cuatro días, cuatro…”, llegó a quejarse el Cholo en sala de prensa.