Simeone pone el laboratorio en marcha

Ante las dificultades que ha tenido que afrontar el Atlético, Simeone no se ha cruzado de brazos. El argentino ha tenido que hacer y rectificar para encontrar la versión más competitiva de los colchoneros. Sin embargo, han sido sus últimas probaturas en la pizarra las que han resultado más sorprendentes. La presencia de Juanfran en el interior derecho y la de Giménez en el mediocentro demuestran que el Cholo no escatima en imaginación a la hora de improvisar soluciones.

Juanfran retorna a los orígenes

Ha sido un fijo en el lateral derecho del Atlético durante el gran periplo obrado por Simeone. Por tanto, muchos habrán olvidado que Juanfran jugó como interior y extremo antes de pasar a dicha demarcación. Desde la vuelta de dieciseisavos de Copa frente al Guijuelo, el alicantino ha vuelto a la posición que también ocupó en Real Madrid, Espanyol y Osasuna. Los resultados deben estar agradando al técnico rojiblanco, que ha repetido la fórmula en los últimos encuentros. La banda derecha que forma con Vrsaljko a su espalda aporta solidez y profundidad al mismo tiempo.

Giménez, el pivote que nadie esperaba

Probablemente, se trate del puesto en el que Simeone ha probado más cosas a lo largo del curso, el del hombre que debe acompañar a Gabi en la medular. El argentino perfiló una propuesta atrevida con Koke y se retractó volviendo a poner a Tiago. La lesión del portugués en El Madrigal obligó al Cholo a repensar su plan una vez más. Lo que nadie habría imaginado es que esa carta jugada sería la de Giménez.

Parece pronto para evaluar la viabilidad de esta apuesta por el uruguayo como pivote defensivo. Tan sólo en Ipurúa se ha podido ver su puesta en práctica desde el inicio de partido con sensaciones algo dispares. Aunque su presencia reforzó más al equipo en tareas defensivas, también quedaron patentes sus carencias en el juego asociativo. Sólo el tiempo dirá si estas pruebas en la pizarra fueron un parche puntual o un descubrimiento.