Simeone, un técnico que marca diferencias

Del mismo modo que hay futbolistas capaces de ganar ellos solos un partido, Simeone marca esas diferencias en el banquillo del Atlético. El técnico argentino volvió a llevar a los rojiblancos a la victoria en Gijón gracias a una serie de decisiones tácticas que lavaron la cara al equipo en un partido más apretado de lo que indicó el resultado final de 1-4.

En esta ocasión, fue el recién incorporado Gameiro el que desniveló el marcador con un hat-trick express. En la anterior victoria ante el Celta, fueron también las sustituciones las que agitaron al equipo para lograr la remontada. El Cholo dispone de un banquillo con interesantes alternativas que no duda en utilizar para decidir encuentros o sentenciarlos.

Una lectura perfecta en El Molinón

En el choque frente al Sporting, cuando el marcador demandaba un gol del Atlético, Simeone no se volvió loco desequilibrando al equipo en el momento que más sufría. En su lugar, busco hacerse fuerte desde la estabilidad con la entrada de Saúl y Thomas armando una especie de ‘cuatrivote’ junto con Gabi y Koke que terminó dando resultado. La entrada de Gameiro hizo el resto para fulminar a la adelantada defensa de los locales.

El propio técnico lo explicó en rueda de prensa: “Los cambios en la segunda parte fueron decisivos porque dieron equilibrio en el centro del campo y luego la velocidad de Gameiro decidió”. El entrenador colchonero volvió a demostrar que es un auténtico genio a la hora de interpretar la partitura de los partidos.