Simeone

La última bala del Cholo

A Diego Pablo Simeone no le queda otra que apostar fuerte por la Europa League para evitar un final de temporada con cierto sabor a decepción. La notable marcha del Atlético en LaLiga (sólo en la 2013/14 sumaban los rojiblancos más puntos a estas alturas del torneo) queda empañada por la lejanía del Barça en la clasificación y por no llegar lejos en Champions League y Copa del Rey. Los motivos que explican esta situación son múltiples y el técnico argentino ha podido tener su cuota de responsabilidad, como por ejemplo reconoció en la última derrota sufrida contra el Villarreal. “La sensación que tengo es que el partido lo perdí yo, la sensación es que los futbolistas hicieron un partido enorme y creo que yo me equivoqué y no les ayudé a ganar”, señaló tras el choque.

Bajo mínimos

Sin embargo, tampoco puede decirse que el Cholo se ha encontrado con el contexto más favorable a lo largo del curso. Mientras que la imposibilidad de incorporar nuevos jugadores hasta enero minó al Atlético en la primera mitad de competición, en la segunda vuelta se ha quedado sin apenas fondo de armario tras las inesperadas salidas de Yannick Carrasco, Nico Gaitán y Miguel Ángel Moyá. Todo ello agravado por una serie de lesiones que están castigando con saña a los colchoneros durante la presente campaña.

Entre todos los jugadores del cuadro rojiblanco suman 34 lesiones que se traducen a su vez en 67 ausencias en competición oficial. Alguna de ellas especialmente dramática como la que mantendrá a Filipe Luis en el dique seco hasta que finalice el ejercicio. De toda la plantilla, tan sólo Axel Werner, Saúl, Thomas, Gabi, Correa y Torres han tenido la fortuna de no sufrir ningún percance físico todavía. El último encuentro liguero contra el Deportivo fue paradigmático en este sentido, en el que Simeone sólo contó con la disponibilidad de 11 jugadores de campo pertenecientes a la primera plantilla.

Pese a todo, el técnico argentino no se lamenta por la falta de fortuna ni por ciertas decisiones en la planificación ajenas a su voluntad. “Nadie sabe si en una plantilla de 25 se pueden lesionar seis, nadie asegura nada en la vida. Nadie espera que un equipo tenga lesiones y obviamente siempre estás preparado para resolver las situaciones que te puedes encontrar. No estoy preocupado, tengo una plantilla corta pero importante. Competiremos con los chicos que están a disposición”, indicó recientemente al respecto.

¿Se queda?

Lo que suceda en este final de campeonato puede tener repercusión en el futuro del propio Simeone, quien tiene contrato con el club hasta 2020 tras la última renovación anunciada el pasado mes de septiembre. “Me quedo porque el Atlético tiene futuro”, dijo hace un año, una frase que viene a explicar a qué supedita el Cholo su continuidad. Ante un nuevo verano en el que se prevé que no le van a faltar ofertas, con baile en banquillos importantes como los de PSG y Chelsea, nada mejor que un título como la Europa League para afianzar la longeva relación entre Simeone y Atlético. Precisamente el mismo torneo con el que el argentino estrenó su palmarés al frente del banquillo colchonero hace seis años.