El verdadero golpe sobre la mesa del PSG: Simeone a París con un cheque en blanco

Tras la debacle europea, el proyecto de Unai Emery en el PSG es agua pasada. Sólo un milagro salvaría al técnico vasco. Para ello, deberá ganar la Ligue1 (ahora mismo es segundo tras el Mónaco) y la Copa de Francia (están en cuartos de final); y que el jeque no encuentre un sustituto mejor, porque parece que no cuenta con la confianza de los máximos mandatarios parisinos.

Desde que llegó, la prensa y la afición no se lo han puesto fácil a Emery. Tampoco quienes debían ser sus hombres de confianza sobre el césped, Jesé y Krychowiak, peticiones expresas suyas. Uno ya no está en el equipo y el otro no cuenta para nada. De no haber maravillado en el partido ante el Barça en el Parque de los Príncipes, seguramente estaríamos hablando ya de su destitución.

El presidente, Nasser al-Khelaifi, tiene claro que quiero montar su proyecto sobre la figura del Cholo Simeone. Así se lo ha hecho saber repetidamente desde 2013, pero el devenir colchonero ataba al argentino a Madrid. Ahora la cosa puede cambiar, aunque únicamente la parte sentimental separa a Simeone de París. El Cholo quiere pasar a la historia atlética como el último entrenador del Calderón y el primero en el Wanda Metropolitano, y podría rechazar cualquier tipo de oferta. Además ya sabe que, pase lo que pase en lo que queda de temporada, no tendrá ningún problema para continuar.

Ante el sentimentalismo, euros, todos los que le pida a Nasser al-Khelaifi. Simeone sería su estrella y tendría un sueldo acorde con su estatus. ¿Cambiará el Manzanares por el Sena?