El Barça, incapaz de reencontrarse sin Xavi

El complicado momento que atraviesa el Barça tiene en el centro del campo uno de sus principales problemas. En momentos como éste, resulta complicado no acordarse de Xavi Hernández, el futbolista que ha personificado la gran época vivida por los culés durante la última década. Su salida del club ha marcado el comienzo de una pérdida de identidad sobre el césped que ya se está acusando en los resultados.

Lejos quedan las temporadas en las que los blaugranas registraban una media de posesión en torno al 70% (en el ejercicio 2010-11 alcanzaron el récord con un 72,7%). En lo que va de curso, el promedio de los de Luis Enrique ha descendido ya hasta un 64,5% en posesión del esférico, su mínimo histórico en las últimas 9 campañas. Sin el futbolista de Tarrasa, el cuadro barcelonista parece haber priorizado otros aspectos en detrimento de tener el balón.

Sin sustituto pese a los 90 millones gastados

Basta comprobar qué jugadores lideran la estadística de pases en la plantilla para darse cuenta de que ningún centrocampista termina de dar el paso que supone remplazar a Xavi. A día de hoy, son tres defensores como Mascherano (73,3 pases por partido en LaLiga), Umtiti (71,1) y Piqué (69,6) quienes más iniciativa muestran con el cuero.

Desde su marcha al término de la temporada 2014-15, el Barça ha destinado 90 millones de euros en reforzar el centro del campo. Las llegadas de Rakitic (18 millones), Rafinha (repescado del Celta), Arda Turan (34 millones), André Gomes (35 millones) y Denis Suárez (recomprado al Villarreal por 3 millones) no han paliado esta ausencia.

Y mientras tanto, Thiago se consolida en el Bayern

Este hecho puede escocer especialmente entre el barcelonismo al comprobar como Thiago Alcántara está llevando la manija de todo un Bayern de Múnich. El futbolista salido de la cantera del Barça lidera la elaboración del juego del conjunto bávaro con un promedio de 94,3 pases por partido. Visto lo visto, los 25 millones de euros por los que se le dejó escapar en 2013 resultan ahora ridículos.