Sí, el Bernabéu estará en obras el día de la final de Copa

Le pese a quien le pese el Santiago Bernabéu estará en obras el próximo sábado 21 de abril, día de la final de la Copa del Rey que van a disputar Barça y Sevilla. Y si no son obras será cierre administrativo, mal estado del césped, ciclogénesis explosiva o lo que quiera que sea. El Real Madrid no va a ceder su casa para que el Barça juegue una final y punto. Y no lo va a hacer porque el madridista no quiere y no están obligados a ello. Se acabó el debate. ¿O usted no invita a su casa a quien le da la gana? Pues es lo mismo. Imagínese entrar en el salón de su casa y encontrarse en el sofá a su mayor enemigo, acurrucado en su sitio favorito, con el control del mando a distancia y bebiéndose su cerveza. Y encima utiliza su baño. Pues el Real Madrid ha cerrado a cal y canto su casa.

Y qué demonios, así hay polémica durante unos días, debate en radios y televisiones y artículos como este que están leyendo. Porque a todos nos gusta la salsa y el morbo. Los que quieran echar leña al fuego insistirán con el Santiago Bernabéu. Quienes quieran buscar soluciones reales hablarán de La Cartuja, el Sánchez Pizjuán, el Camp Nou, el Wanda Metropolitano, San Mamés o Mestalla… ¡incluso de China! El sueño de Javier Tebas.

El señor Castro, presidente del Sevilla, ha estado muy listo pidiendo que la final se juegue en su ciudad. No es ninguna locura, lo acaba de hacer el Barça en el Camp Nou contra el Athletic. Y hay dos estadios que cumplen con las exigencias de calidad y aforo para la cita, La Cartuja, infrautilizada que incluso se especuló con que podía ser sede fija de la Selección española; y el propio Sánchez Pizjuán. Ambas propuestas serán rechazadas de plano por el Barça, como el Sevilla se opondrá a jugar en el Camp Nou o en la Cornellá de Piqué.

Todos al Wanda Metropolitano

El favorito es el Wanda, por ser el estadio más moderno, con capacidad para un os 68.000 espectadores, en una ciudad como Madrid, punto medio entre Barcelona y Sevilla y con estupendas comunicaciones por tierra y aire con ambas ciudades. Y además, sería el ensayo perfecto con los accesos, fan parks, seguridad entre aficiones rivales y demás de cara a la final de Champions que se disputará en el Wanda Metropolitano en 2019.

Otras dos opciones que tiene la Federación sobre la mesa son Mestalla y el nuevo San Mamés, pero son los planes B y C por si hubiera algún problema grave con el Wanda, más allá de que se tendría que aplazar el partido de liga entre Atlético de Madrid y Betis que se debía disputar en el estadio colchonero. Lo de China lo dejamos para más adelante, aunque sería el sueño cumplido de más de uno.

Que comienza la polémica y el debate. El próximo lunes, primera reunión a tres bandas (Federación-Barça-Sevilla) para hablar sobre la sede y buscar un acuerdo.