A la final de Copa con dudas

El Barça logró alcanzar su cuarta final de Copa del Rey consecutiva tras imponerse en su eliminatoria contra el Atlético (1-2 y 1-1). Se trata de un hito histórico para el conjunto blaugrana, ya que hay que remontarse más de 50 años atrás para encontrar un precedente similar (el Real Zaragoza entre 1963 y 1966). De este modo, Luis Enrique sigue manteniéndose imbatible en el torneo desde su llegada al banquillo y opta con los suyos a levantar el título por tercer año consecutivo.

Pese a todos los registros, las peores noticias para el Barça están en el terreno de juego, donde volvió a dejar muchas dudas en el partido de vuelta frente a los colchoneros. Los culés fueron claramente superados en la primera media hora de partido, aunque lograron recomponerse y marcar aprovechando que Messi y Luis Suárez no entienden de buenos o malos partidos. La situación estuvo bajo control hasta la expulsión de Sergi Roberto a los 57 minutos. A partir de entonces nada sería igual, con un Atlético que acabó empatando el choque y volcado sobre la portería de Cillessen en busca de la prórroga.

La actuación de los blaugranas volvió a mostrar a un equipo que ha perdido la capacidad para dominar los partidos incluso jugando en el Camp Nou. La medular sigue siendo una estación de paso (aunque se espera que esto mejore con Iniesta y Busquets) y el equipo sigue sin salir con la pelota controlada ante la presión alta de los rivales. Entre todo lo negativo, la calidad de Messi, Luis Suárez y Neymar (éste último ausente ante el Atlético por sanción) sigue siendo la boya de salvación de los culés.

Autocrítico Luis Enrique

Al término del encuentro, el propio Luis Enrique se mostró autocrítico con la actuación de su equipo, aunque también quiso resaltar lo positivo de haber alcanzado otra final de Copa. “Lo he pasado mal en todas las fases del partido. Nos han metido atrás y no hemos sabido salir, no hemos tenido la calidad para salir con el balón jugado. Pero hay que quedarse con lo positivo. Hemos sabido sufrir y estamos en una nueva final, que es lo más importante”, comentó el asturiano, quizá consciente de que con lo ofrecido hasta el momento difícilmente baste en las otras dos competiciones.