La presión alta, el talón de Aquiles del Barça

Los últimos encuentros hacían presagiar que el Barça iba solucionando sus problemas a nivel de juego. Lo visto la mañana del domingo en el Villamarín fue una recaída en toda regla. Dejando de lado la polémica arbitral que impregnó el encuentro, lo cierto es que los blaugranas volvieron a mostrar su peor versión. Una vez más, los de Luis Enrique sufrieron un colapso frente a un conjunto que consiguió mermar su salida de balón con una presión alta.

Desde hace tiempo es la moda entre los equipos que se enfrentan al Barça. Aunque la pasada semana se comprobó en Ipurúa que el plan no siempre sale bien, lo cierto es que basta un día de escasa inspiración de los culés para poder sacar tajada. Además del Betis, otros equipos como Real Sociedad y Celta ya mostraron este curso la debilidad del cuadro blaugrana con mecanismos muy similares. El logro del planteamiento de Víctor Sánchez residió en desconectar a la MSN y volcar el juego contra la portería de Ter Stegen.

El Betis llegó a disparar 14 veces, 7 de ellas a portería

El éxito del plan fue palpable en los números, ya que los verdiblancos dispararon hasta 14 veces en busca del gol (7 a puerta y 7 fuera), una estadística impropia de cualquier rival del Barça que no figure entre los grandes. Por su parte, los visitantes apenas remataron entre los palos en 4 ocasiones. Con el Atlético como próximo rival, otro equipo que en los últimos años ha sabido dañar a los culés a base de intensidad, Luis Enrique tiene poco margen de maniobra para solucionar el problema.