La reválida de Ter Stegen

El esperado choque del sábado entre Barça y Real Madrid será aún más especial para Ter Stegen, que defenderá la portería culé por primera vez en un Clásico. El arquero alemán, que ha asumido la completa titularidad este curso tras la salida de Claudio Bravo, ha alternado buenas actuaciones y algún error puntual en lo que va de temporada. Esta situación cobra especial importancia de cara al crucial partido contra los blancos, ya que su papel puede resultar determinante.

Un portero atípico

Ter Stegen fichó por el conjunto blaugrana durante el verano de 2014, cuando Bravo también aterrizó en el Camp Nou para asegurar un relevo eficaz en la portería defendida por Víctor Valdés durante 12 temporadas. En cualquier caso, el alemán era visto como el auténtico dueño de la meta del Barça a medio o largo plazo, ya que su juventud (22 años en el momento de su traspaso) contrastaba con la madurez del chileno.

Ter Stegen jugará su primer Clásico

La proyección y condiciones mostradas por el cancerbero en el Borussia Mönchengladbach y las categorías inferiores de Alemania le postulaban como el candidato idílico para salvaguardar la portería culé durante muchos años. Su calidad a la hora de jugar con los pies tuvo especial relevancia a la hora de que el Barça se fijara en él, una habilidad que muy pocos manejan en esa demarcación y que es requerida por el modelo de juego blaugrana para generar superioridad en la salida de balón.

Luces y sombras

Tras dos temporadas con un reparto de minutos que asignó la titularidad a Ter Stegen en Copa y Champions, mientras que los partidos de Liga fueron para Bravo, las llaves de la portería han sido entregadas al arquero teutón a raíz de la marcha de su compañero. En la parte positiva de su rendimiento durante la presente campaña, están la templanza mostrada a la hora de asumir esa responsabilidad y sus intervenciones decisivas en encuentros como el disputado ante el Manchester City en el Camp Nou.

Sin embargo, ese carácter impasible y su desmedida confianza en su juego con los pies también han jugado malas pasadas al meta blaugrana en momentos puntuales del curso. El más flagrante de esos errores tuvo lugar frente al Celta en Balaídos, partido en el que regaló un tanto decisivo a Pablo Hernández por tratar de sacar la pelota jugada.

Nada de esto ha impedido que en el cuerpo técnico sigan depositando una confianza absoluta en el alemán, cuyos fallos en ese tipo de situaciones son considerados propios de los riesgos que debe asumir un portero del Barça. En este contexto llega Ter Stegen a su primer Clásico como titular, donde tendrá en frente nada menos que a la BBC, la prueba más exigente posible para comprobar hasta dónde llega el nivel del guardameta. 

¿POR DÓNDE LAS PARA TER STEGEN?

20 paradas en 10 partidos de Liga

sin-titulo2