Neymar, víctima y verdugo

Neymar lo volvió a hacer frente a la Real Sociedad. El partido transcurría 1-0 cuando el brasileño aprovechó un contragolpe para dejar atrás en velocidad a la defensa donostiarra en una carrera de más de 50 metros. Cuando se disponía a encarar a Rulli, Íñigo Martínez llegó con la guadaña para derribarlo dentro del área. Con éste, ya van tres partidos de Copa consecutivos en los que el ‘11’ del Barça provoca un penalti, mientras que la cifra se eleva a 20 desde que viste la camiseta blaugrana. Ningún otro jugador de LaLiga ha sacado tanto petróleo en estas acciones durante el último lustro de competición.

Neymar ha provocado 20 penaltis desde que juega en el Barça

No cuesta imaginar la razón por la que Neymar tiene ese don para castigar a los adversarios a base de ser objeto de acciones antirreglamentarias. Si ya de por sí es un futbolista desequilibrante, el mencionado repunte en sus estadísticas viene a corroborar su actual gran estado de forma. Con la llegada de 2017, lo ha hecho también la mejor versión del brasileño, que desde entonces ha sumado 3 goles que hacen olvidar la larga sequía que atravesó. Pese a los altos y los bajos que ha tenido su temporada, es el jugador de LaLiga que más faltas ha recibido (64) y el que más regates ha realizado (153).

El trabajador de la MSN

Por si fuera poco, el ‘11’ culé también está asumiendo a la perfección su rol más solidario en el ataque blaugrana. Es el primero de los tres en defender para que el equipo no pierda el equilibrio y no le importa proveer de balones a sus compañeros, como demuestran las 16 asistencias que acumula esta campaña. Su participación en el juego también va a más, ya que se ha convertido en uno de los hombres del Barça que más interviene con una media de 85 balones tocados en sus últimos 3 partidos de LaLiga. A medida que madura, se vuelve un futbolista mucho más completo.