Piqué Casemiro Real Madrid Barça

La otra motivación del Real Madrid en Kiev: fastidiarle la temporada al Barça

Es un hecho que el Barça debe afrontar: el éxito de su temporada dependerá de lo que suceda en la final de Kiev. Si el Real Madrid se proclama campeón de Europa por decimotercera vez, el peso de la ley de los vasos comunicantes recaerá sobre los culés con toda su fuerza, nada menos que ensombreciendo un doblete con goleada en la final de Copa y una Liga ganada con extraordinaria solvencia. A los blaugranas no les queda otro remedio que fiarlo todo al Liverpool.

Del mismo modo, los blancos tienen un aliciente extra para tratar de llevarse la final, por si no había ya suficientes. Ser campeones de Europa por tercer año consecutivo supondría propinar un duro palo a un Barça que ni siquiera pasó de cuartos de final en ninguna de estas ediciones del torneo. El madridismo no olvida los 14 puntos de distancia en LaLiga o la dura derrota sufrida en el Clásico del pasado mes de diciembre en el Santiago Bernabéu. Las cuatro Champions ganadas por los culés en el mejor ciclo de su historia, con lo que supone tener a Leo Messi en sus filas, pueden ser igualadas por el eterno rival en estos últimos cinco años. Todo un golpe de autoridad.