Marcelo sergio ramos lucas vazquez benzema real madrid

El campeón en sus trece

Tras Lisboa, Milán y Cardiff, llega el turno de Kiev. Todo ello en apenas un lustro. A este paso no quedará capital europea sin evangelizar por el Real Madrid. Da igual si ha estado pletórico a lo largo del curso o si ha tenido que agarrarse a la Champions para salvar la temporada. De nuevo están los de blanco a un paso de sumar otra Copa de Europa a su palmarés. No es una carrera contra el resto, y mejor que así sea para todos, pues la distancia respecto a los demás clubes en esta competición es abismal y puede seguir en aumento.

Juventus, Bayern y Liverpool, por citar a tres históricos que se han cruzado en su camino esta edición, tendrían que juntar sus Copas de Europa para igualar las doce que reposan en las vitrinas del Santiago Bernabéu. Los blancos sólo compiten contra ellos mismos y es esa percepción la que les lleva a ser insaciables en este torneo. Levantaron la Duodécima y ya pensaban en la siguiente. Si vuelven a hacerlo, que nadie dude de que enseguida pondrán la vista en la del próximo año, cuya final se disputará además en el Wanda Metropolitano.

Pero es pronto para conjeturas de este tipo. A los de Zidane les espera un Liverpool que se ha ganado todo el respeto. Otro gigante histórico que ha resurgido de sus cenizas y que ha demostrado en esta Champions que es una máquina de marcar goles. Nada tiene que ver este rival con la rocosa Juventus del año pasado en Cardiff o con el Atlético de las dos anteriores finales. Los ‘reds’ exigirán al máximo a una defensa que ya ha sufrido más de la cuenta en los últimos cruces.

A favor del vigente campeón juega el hecho de contar con todos sus hombres disponibles y entonados para la cita. La pólvora a punto de Cristiano, la vuelta del mejor Bale, la extraordinaria Champions de Lucas y Asensio, Ramos achicando agua cuando ha tocado sufrir… Incluso Keylor y Benzema han cambiado los pitos por aplausos llegando a Kiev en su mejor momento. Todos ellos dirigidos por un Zidane que es el gran artífice de todo esto. El hombre que puede llevar a los blancos a levantar su tercera Orejona consecutiva. Una hazaña digna de otros tiempos y sólo a la altura de este club.

Cristiano Ronaldo real madrid champions

Otra corona para el CRey

Ya ha ganado cuatro Champions, pero levantar una quinta en Kiev supondría un terremoto sin igual. Cristiano Ronaldo puede ascender al Olimpo de los pentacampeones de Europa, ese que sólo habitan Alfredo Di Stéfano, Paolo Maldini y Alessandro Costacurta. Por encima de ellos únicamente está otro mito blanco, Paco Gento con seis Orejonas. Detrás del portugués quedaría el otro astro con el que ha protagonizado una carrera sin igual a lo largo de la última década, un Leo Messi (cuatro Champions) que también correría el serio peligro de quedarse a la zaga de Cristiano en Balones de Oro (ambos empatan a cinco actualmente). Para mayor asombro, todo esto lo está logrando Cristiano en su etapa de madurez, cuando la mayoría de los futbolistas afrontan la inevitable cuesta abajo. No es el caso del ‘7’ madridista, quien llegó a los 29 años habiendo conquistado una vez la máxima competición continental. Desde entonces, ha multiplicado su palmarés convirtiendo los 30 en sus nuevos 20.

Vuelve a superarse

Esta Champions puede suponer su mayor proeza al haber tirado de un equipo que llegó a estar completamente hundido. Unas dudas que también afectaron al propio Cristiano, quien finalizó la primera vuelta de LaLiga con la insólita cifra de cuatro goles. Pese a todo, siempre respondió en Europa marcando en todos los encuentros hasta la llegada de las semifinales, lo que le sitúa como máximo goleador de esta edición del torneo con 15 dianas. Mandó a la lona al PSG de Neymar, Cavani y Mbappé con tres goles (dos en el Bernabéu y uno en París) con los que demostró quién manda en esta competición. Firmó una memorable actuación en Turín que se saldó con dos goles, el segundo de ellos con un remate de chilena para la posteridad, mientras que en la vuelta no le tembló el pulso al marcar el penalti que decidió el cruce. No pudo anotar en ninguno de los dos duelos contra el Bayern, pero se vació y alcanzó la cifra de 100 partidos en Champions con la camiseta del Real Madrid. A sus 33 años, Cristiano ha firmado 44 goles en 43 partidos oficiales disputados este curso, registro con el que ya mejora los 42 que firmó el pasado ejercicio. Según aseguró Zidane hace unos días, “está al 120%” para el choque tras superar la lesión de tobillo que sufrió en el Clásico del Camp Nou.

Arma final

En Kiev disputará su sexta final en la máxima competición europea, pues hay que recordar que ya jugó dos durante su etapa en el Manchester United. En la primera de ellas, en 2008, marcó el tanto que adelantó a los suyos y falló su lanzamiento en la tanda de penaltis, aunque finalmente no tuvo que lamentarlo. Menos fortuna tuvo un año después en Roma, donde los ‘Red Devils’ cayeron por 2-0 ante el Barça de Pep Guardiola. Ya como jugador del conjunto blanco, marcó de penalti el 4-1 en Lisboa y tampoco falló desde los once metros el lanzamiento decisivo en la tanda de Milán. Sin embargo, su mejor actuación como finalista probablemente tuvo lugar el año pasado en Cardiff, donde hizo trizas a la defensa de la Juventus con un doblete. Y es que el de Madeira ha demostrado ser una garantía en las 15 finales que ha jugado como madridista, en las que ha anotado un total de 16 dianas. La ambición del rey de Europa sigue sin conocer límites.

Casemiro Real Madrid

A por el póker de Champions

Casemiro puede firmar un hito histórico si el Real Madrid sale campeón en Kiev. El brasileño aspira a un pleno de cuatro Champions en cuatro años como jugador del conjunto blanco. Y es que hay que recordar que los de Concha Espina han sido campeones en tres de las últimas cuatro ediciones. Únicamente no pudieron hacerse con el título en la temporada 2014-15, cuando cayeron eliminados en semifinales a manos de la Juventus. Por entonces, el mediocentro de São José dos Campos jugaba en el Oporto en calidad de cedido, razón por la que mantiene esa inmunidad en la máxima competición continental como madridista. Pero sería injusto hablar del ‘14’ como alguien que únicamente da suerte a su equipo en Europa, ya que su relevancia en tales éxitos ha sido considerable.

En Dortmund empezó todo

El año de la Décima, cuando aún era un perfecto desconocido (llegó un año antes al club respaldado por José Mourinho), recordada es su actuación en el Signal Iduna Park en la vuelta de cuartos de final. Con los de Carlo Ancelotti al borde del colapso (habían ganado 3-0 en el Bernabéu y perdían 2-0 en Alemania), entró al terreno de juego con 20 minutos por delante y logró estabilizar la medular para finalmente conseguir la clasificación. “Dortmund es especial. Ahí es donde empezó todo para mí”, afirma el centrocampista al recordar el encuentro. A lo largo de aquella edición de la Champions participó en seis partidos (sólo uno como titular) traducidos en 144 minutos. Unas cifras engañosas, dada la incidencia real que tuvo en el éxito culminado en Lisboa.

Tras coger experiencia en Portugal, Casemiro regresó en 2015 para terminar convirtiéndose en una figura imprescindible para las grandes noches. Con la excepción de la vuelta de semifinales contra el Manchester City, para la que fue baja por lesión, el brasileño no se perdió ninguno de los demás encuentros del camino a la Undécima completando nueve de ellos de principio a fin. Como no podía ser de otro modo, también jugó los 120 minutos de la final de Milán, el partido que quizá le consagró del todo. Fue el jugador que más corrió con 13 kilómetros y protagonizó hasta 15 recuperaciones con las que puso coto al rocoso centro del campo del Atlético.

El héroe de Cardiff

Y todavía engrandeció más su leyenda con la Duodécima, donde pasó de indiscutible a héroe. Suyo fue el tanto más importante de la final, el que deshizo el 1-1 en el marcador en el segundo tiempo. La defensa de la Juventus rechazó un balón aparentemente inofensivo y ahí apareció el brasileño, a 25 metros de la portería, para firmar un golazo para la posteridad. En la presente edición de la máxima competición continental lo ha vuelto a jugar casi todo perdiéndose únicamente la visita al APOEL de Nicosia en fase de grupos. En la vuelta de semifinales contra el Bayern, no partió de inicio en la alineación, algo que muchos interpretaron como una equivocación de Zidane en el planteamiento. Y es que la mejor versión de este Real Madrid no se entiende sin el trabajo defensivo del brasileño, el futbolista que más balones ha robado en esta Champions con un total de 45.

Benzema Real Madrid

Benzema siempre vuelve

Las cuatro finales de Champions alcanzadas desde 2014 no engañan: vale la pena esperar a Benzema. Zinedine Zidane siempre lo supo, pese a que el mal rendimiento del delantero francés llegó a ser injustificable en algún momento del presente curso. El técnico le mandó al rincón de pensar sentándole en el banquillo en la vuelta de cuartos de final contra la Juventus y en la ida de semifinales ante el Bayern. Hasta entonces, el galo apenas sumaba dos goles en Champions y ocho en el global de la temporada, unas cifras que apuntaban a su definitiva caída en gracia. Pero el de Lyon siempre resurge cual ave Fénix, como demostró volviendo a dar a los blancos el pase a una final de la máxima competición continental.

Clave a la hora de la verdad

Contra todo pronóstico, el ‘9’ madridista ejerció de tal en la visita del Bayern, con un doblete que le convirtió en el héroe de la noche. El primero de los goles fue fiel a los cánones de un delantero de pura raza, aguardando en el segundo palo un centro de Marcelo que cabeceó al fondo de la red. En el segundo, castigó con instinto asesino el garrafal error del guardameta Sven Ulreich. Celebró con rabia ambos tantos y se vació durante el resto del tiempo que pasó sobre el césped, como demostraron los siete robos de balón que protagonizó. Claro que tiene sangre.

Hay que recordar que el pasado ejercicio también fue decisivo para alcanzar la final de Cardiff en otra vuelta de semifinales, la del Vicente Calderón contra el Atlético, donde protagonizó una inolvidable jugada marchándose de toda la defensa dando lugar al gol de Isco. Su enésima resurrección le otorga altas posibilidades de ser de la partida contra el Liverpool. Tiene el respaldo de presidente, entrenador y compañeros, entre ellos un Cristiano Ronaldo que siempre ha reconocido sentirse más cómodo con el francés al lado. “Tuvo un momento complicado, pero siempre ha hecho su trabajo y nunca bajó los brazos”, reconoció Zidane sobre su temporada. En Kiev tratará de poner la guinda buscando un logro que todavía tiene pendiente, el de marcar en una final de Champions.

Keylor Navas Real Madrid

Pura vida en Europa

El Real Madrid de Zinedine Zidane, el que sigue sin saber lo que es caer eliminado en Champions, también es el de Keylor Navas como guardameta titular. Pese a todas las críticas que ha recibido durante los últimos dos años y los continuos rumores que han amenazado con arrebatarle las llaves de la portería, ahí continúa el tico sobreviviendo y permitiendo a los suyos hacer lo propio en Europa. Aunque ha podido cometer fallos en momentos puntuales, las tres finales consecutivas alcanzadas por los blancos son la mejor prueba de que el costarricense da mucho más de lo que quita. En el último duelo contra el Bayern de Múnich, volvió a comprobarse por qué. Keylor llegaba más señalado que nunca por errores de bulto como el cometido en la vuelta de cuartos de final contra la Juventus, cuando regaló el 3-0 a Blaise Matuidi. Parecía sentenciado y, sin embargo, volvió a revertir su situación al convertirse en uno de los grandes artífices de la clasificación de los de Chamartín para la final de Kiev.

Keylor el inmortal

Hasta seis paradas protagonizó en el Santiago Bernabéu para frenar al conjunto bávaro, su mejor marca en esta Champions. Alguna de ellas de enorme mérito como un disparo de David Alaba que se envenenó tras tocar en Raphaël Varane, al que el tico respondió con una prodigiosa mano en el primer palo. A falta de un cuarto de hora para llegar al final del encuentro, en el momento más crítico, volvió a exhibir sus reflejos felinos salvando un disparo de Tolisso al borde del área pequeña que pudo suponer la eliminación de los de Zidane. Hasta los propios integrantes del campeón de la Bundesliga tuvieron que rendirse a su enorme actuación. “El Madrid debe darle las gracias a Keylor, estuvo espectacular. Hizo unas intervenciones muy buenas, sobre todo en el tramo final”, afirmó el técnico Jupp Heynckes.

“Ya ficharon un portero nuevo. Me corté el pelo, soy otro”, bromeó el arquero madridista sobre los rumores de un nuevo inquilino en la portería, además de acordarse de todo el respaldo que le han brindado dentro del vestuario. “Los capitanes me han apoyado en todo momento, cuando las cosas van bien y cuando van mal. Somos un grupo unido, eso es muy importante”, indicó. Y es que hay que recordar que Zidane insistió en su titularidad hasta el punto de rechazar la llegada de Kepa Arrizabalaga en el mercado de invierno, cuando el club tenía prácticamente atado su fichaje.

Otro examen en Kiev

El costarricense, que también ha sobrevivido a otros episodios como el traspaso frustrado a última hora de David De Gea, aspira a continuar en el equipo blanco hasta el final de su carrera. “Yo querría retirarme en el Madrid. Entiendo que haya gente que no me apoye. Si traen otro portero, me da igual. Siempre voy a luchar a muerte contra el que sea, en una lucha leal. Y nunca voy a pedir que me regalen nada, porque nunca lo he pedido y tampoco lo he necesitado. Sea contra el que sea, lo voy a dar todo”, asegura al respecto. Aunque ha vuelto a hacerse fuerte bajo los palos, en el Real Madrid todo puede cambiar en cuestión de un partido. Más tratándose de una final de Champions. Tendrá que bordarlo en Kiev para terminar de convencer de cara a la próxima campaña.

Salah, Mané, Firmino Liverpool Real Madrid

La prueba final del ‘matatridentes’

Tras una Champions en la que ha conseguido dejar fuera a varios de los mejores ataques del continente, el Real Madrid afronta la prueba de fuego contra el más temido de todos, el conformado por Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino

Nadie podrá decir esta vez que el Real Madrid ha tenido un camino sencillo hasta Kiev. De hecho, de las últimas Champions de los blancos, puede ser perfectamente la más dura de todas, y sólo hay que echar un vistazo a las delanteras a las que se ha enfrentado en cada eliminatoria para entender por qué. En octavos llegó la que más expectativas había generado desde el pasado verano, la flamante MCN del PSG. Muchos esperaban que Kylian Mbappé, Edinson Cavani y Neymar Júnior trituraran a un equipo por entonces alicaído debido a su pésima temporada en Liga y Copa. Pero los de Zinedine Zidane no temen a nadie en Europa, sino al revés, y así lo demostraron imponiéndose en los dos partidos (3-1 y 1-2) sin noticias de la dinamita del equipo parisino. Tampoco ayudó a los franceses la lesión de gravedad de Neymar antes de la vuelta, aunque fue sustituido por un recambio de lujo como Ángel Di María. El único que marcó fue Cavani en el Parc des Princes, en una acción fortuita ya con el cruce prácticamente resuelto.

Las mil vidas del Madrid

En cuartos de final, contra la Juventus, esperaba otro ataque digno de respeto, el formado por Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín y Douglas Costa. Pero el único que compareció en Turín (0-3) fue Cristiano Ronaldo. En el Santiago Bernabéu, con La Joya ausente por sanción y reemplazado por Mario Mandzukic, los blancos fueron superados con doblete del croata y exhibición de Costa. Pero ni por esas pudo la Vecchia Signora. Hubo que sufrir, pero el Madrid volvió a dejar fuera de la competición a otra delantera de primer nivel. Y en semifinales tocó otro trío ofensivo de mucho cuidado, el que integran Franck Ribery, Thomas Müller y Robert Lewandowski en el Bayern de Múnich. Ninguno de ellos vio portería en la eliminatoria (1-2 y 2-2), aunque, sorprendentemente, fue el veterano extremo francés el que más quebraderos de cabeza dio al cuadro de Zidane. El caso es que el tridente bávaro tampoco pudo herir al campeón de Europa.

Un ataque de récord

Ahora vienen Salah, Firmino y Mané para tratar de volver a meter miedo. Y lo cierto es que sus cifras son como para tomar en serio, ya que entre los tres futbolistas han marcado 29 goles (diez del egipcio y el brasileño, nueve del senegalés) en el torneo superando los registros de la BBC del Madrid y la MSN del Barça en cursos anteriores. Si los números se extienden a todas las competiciones, suman nada menos que 90 tantos (44 Salah, 27 Firmino, 19 Mané). Son la principal explicación a que el Liverpool se haya convertido en inesperado finalista del torneo, pues ninguno de sus rivales encontró la forma de contrarrestar el fútbol vertiginoso y letal del ataque de los ‘reds’. Si hay un equipo que puede, ese es el Real Madrid, como ya ha venido demostrando a lo largo de esta Champions. El ‘matatridentes’ puede sumar otra pieza de prestigio a su colección de víctimas.

Zidane

El dilema de Zidane: cuatro hombres y un destino

Isco Alarcón, Gareth Bale, Lucas Vázquez y Marco Asensio optan a un puesto que parte como la gran incógnita del Real Madrid para la final de Kiev. Todos atraviesan un buen momento de forma y ponen a Zinedine Zidane en una complicada tesitura, aunque ya la quisieran muchos otros

 

El gran sprint final de Bale

Parecía completamente defenestrado y perdido para la causa, pero el gran tramo final de temporada protagonizado por el galés le ha hecho ganar enteros para ser de la partida contra el Liverpool. Los cinco goles que ha anotado en las cuatro últimas jornadas de LaLiga avalan su excelente momento de forma. Encadena cinco meses sin sufrir una lesión y por fin está demostrando de lo que es capaz cuando tiene continuidad. Sus cifras de toda la temporada también son como para tener en cuenta: 19 goles y ocho asistencias entre todas las competiciones. Tiene la espina de la pasada final de Cardiff, en la que no pudo jugar de inicio al llegar muy justo tras lesión. En el que puede ser el último año de la BBC, no sería de extrañar que Zidane respetase su jerarquía, como ya sucedió en el último Clásico.

 

Isco y la certeza de Cardiff

Si hay que atenerse a la experiencia más reciente del Real Madrid en una final de Champions, lo cierto es que el malagueño sería titular indiscutible. Su extraordinaria actuación en la consecución de la Duodécima contra la Juventus es un factor a tener en cuenta. Todo ello por no hablar de que no se recuerda una versión tan brillante del conjunto de Zidane como la que ha mostrado con el centrocampista de Arroyo de la Miel, quien en la presente campaña ha firmado nueve goles y diez asistencias en 48 encuentros jugados entre todas las competiciones. Tras sufrir una lesión en la espalda que le impidió estar en la vuelta de semifinales contra el Bayern y en el Clásico, el técnico francés le ha cuidado para tenerle en plenitud de condiciones para Kiev.

 

El cañón de Asensio

El balear también cuenta con el aval de Cardiff, donde apenas necesitó ocho minutos para convertirse en el futbolista más joven en marcar en una final de Champions al hacer el definitivo 1-4. Tiene un hechizo con las grandes citas, como volvió a demostrar más recientemente en la ida de semifinales anotando el gol que dio a los blancos el triunfo en el Allianz Arena. La calidad de su zurda se postula como otro de esos pequeño detalles que puede decantar la final a favor del conjunto de Zidane. “Tiene una velocidad y una pegada importante”, reconoció recientemente el técnico francés sobre el de Palma de Mallorca, quien hace tiempo que dejó de ser un fijo en el ‘Plan B’ habiendo jugado de inicio en otros choques importantes como el de París o la vuelta contra el Bayern de Múnich.

 

La fiabilidad de Lucas

Por regularidad y garantías, el gallego sería justo merecedor de un sitio en Kiev, quien es el máximo asistente del equipo esta temporada con 13 pases de gol entre todos los torneos. No sólo ha tenido una importante contribución en cuanto a cifras, sino que además su presencia supone un alivio para sus compañeros de la retaguardia al ser un jugador solidario en tareas defensivas. Otro punto fuerte a tener en cuenta para hacer frente a un rival cuyo mayor peligro habita precisamente en las bandas. Prueba de la importancia que el de Curtis ha tenido en esta Champions es que contra el Bayern completó los 180 minutos de eliminatoria. Incluso cumplió como lateral tras la lesión de Dani Carvajal en el Allianz Arena. El curso que ha protagonizado ya es para quitarse el sombrero.

Zidane Real Madrid

La quintaesencia del Madrid

Glasgow, 15 de mayo de 2002. Cae del cielo un balón bombeado de Roberto Carlos con visos de no ir a ningún sitio. Pero es el Real Madrid, es la final de la Champions y es, para más inri, Zinedine Zidane. El francés no la deja caer y empalma una volea para la posteridad, una de las mejores obras de arte de la historia del fútbol. Aquel gol que supuso la Novena fue sólo el comienzo de la leyenda que ha escrito en el club blanco. Para recordar la siguiente gran instantánea hay que remontarse a los últimos minutos de la final de Lisboa. El Madrid se encuentra al borde de una de las mayores debacles de su historia y Carlo Ancelotti lo observa todo en pie desde la banda. De repente, alguien del banquillo se levanta y empieza a dar instrucciones a los jugadores ante la impasible mirada del técnico italiano. Es de nuevo él, un Zidane que por entonces ejercía como segundo entrenador. Lo sucedido después sobre el césped es de sobra conocido. El comienzo del esplendoroso ciclo que vive el equipo madridista en Europa supuso también la forja del carácter de su actual líder.

Las cuatro Champions de Zidane

Tras la destitución de Rafa Benítez en enero de 2016, en las altas instancias del club no hubo dudas sobre quién tenía que ser el sustituto. Había llegado el momento de que el galo continuara su fastuosa obra al frente del banquillo. No necesitó ni cinco meses para traer la undécima Copa de Europa a las vitrinas del Santiago Bernabéu, y eso que aún quedaba mucha historia por hacer. La pasada temporada, segunda Champions consecutiva –algo inédito en la era moderna de la competición– y un título de Liga que muy pocos han logrado dirigiendo al conjunto blanco en las últimas dos décadas.

La de Kiev puede convertirse en la quinta final de Champions ganada por el Real Madrid con el francés involucrado. Ya sea como jugador, asistente o entrenador, lo cierto es que su legado ya abarca buena parte de los capítulos más brillantes que ha vivido la entidad de Concha Espina a lo largo de su historia. Una dimensión que le eleva a la categoría de símbolo. En su actual periplo en el banquillo, a los citados éxitos hay que sumar dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes y una Supercopa de España. De conseguir otra Orejona, sumaría el noveno título colocándose en solitario como el segundo técnico más laureado en la historia del club, sólo superado por Miguel Muñoz con 14.

El año de la evolución

“Zizou, fuiste el mejor jugador del mundo y ahora eres el mejor entrenador”, fueron las palabras que le dedicó Florentino Pérez tras los éxitos del pasado ejercicio. Ha pasado casi un año desde todo aquello y Zidane sigue sin saber lo que es caer en Europa. Rivales ‘a priori’ temibles como PSG, Juventus y Bayern engrosan la lista de víctimas del rey del K.O. Ha podido tener mayor o menor fortuna en momentos puntuales, pero nueve eliminatorias y dos finales superadas no son una simple cuestión de flor. En la que ha sido su campaña más convulsa como entrenador del Real Madrid, ha mostrado autoridad rechazando fichajes en invierno y sentando en el banquillo a figuras como Gareth Bale y Karim Benzema en citas importantes. Si en su primer curso se aferró a la BBC y en el segundo destacó por la separación entre equipos A y B, en el tercero ha terminado sin hacer ninguna distinción de rango y ha optado por un mayor intervencionismo a la hora de tomar decisiones. El galo puede culminar otra obra maestra en Kiev, la que le consolidaría como la quintaesencia del club que representa.

Milorad Mazic arbitro final champions

Pita Milorad Mazic

El colegiado serbio Milorad Mazic será quien dirija la final de Kiev. De 45 años, es árbitro internacional desde 2009 y ha pitado hasta cinco encuentros de la presente edición de la Champions, aunque ninguno con los dos finalistas involucrados. El Real Madrid guarda un buen recuerdo de él, ya que también dirigió la final de Supercopa de Europa que los blancos se llevaron ante el Sevilla en el verano de 2016 en Trondheim. Estará asistido en las bandas por sus compatriotas Milovan Ristic y Dalibor Djurdjevicm junto al francés Clement Turpin como cuarto árbitro.

Real Madrid celebracion

El Madrid, favorito según las apuestas

Los apostantes ven como favorito al Real Madrid para llevarse la final de Kiev que le otorgaría su decimotercera Copa de Europa. La victoria del conjunto de Zinedine Zidane se paga a 2,20 euros por euro apostado, mientras que la del Liverpool a 3,10 y el empate –al término de los 90 minutos– a 3,70.

Final Champions Kiev

Una final en la que arderán las redes

La compañía tecnológica española Adglow ha elaborado un informe en el que analiza el impacto de la final de Champions en las redes sociales. El estudio se basa en los datos registrados durante el choque que decidió la pasada edición, cuando en Facebook se sobrepasaron los 34 millones de usuarios únicos comentando (más de medio millón en España) y se superaron los 262 millones de reproducciones de vídeo. En Twitter, las menciones sobre la final aumentan un 7% en la semana previa, un 82% durante el encuentro y un 10% a lo largo de la semana siguiente.

Final Champions Kiev seguridad

Máxima seguridad en Kiev

Kiev se blinda para acoger la final de Champions. El evento contará con un despliegue de hasta 12.000 efectivos para velar por la seguridad del encuentro. El dispositivo estará integrado por 6.000 policías (3.800 de ellos situados en el Estadio Olímpico), 3.000 guardias nacionales, 1.000 agentes de fronteras y 2.000 bomberos, integrantes de servicios médicos y del Servicio Estatal de Situaciones de Emergencia.

Real Madrid levantando duodecima champions cardiff

El Madrid puede prolongar dos décadas de dominio español

Desde que el Real Madrid conquistara la Séptima hace 20 años, la Champions se ha teñido de un claro color español. La mitad de los campeones de las últimas dos décadas han sido equipo de LaLiga. Concretamente, el Real Madrid ha levantado la Orejona seis veces (1998, 2000, 2002, 2014, 2016, 2017) y el Barça otras cuatro (2006, 2009, 2011 y 2015). Por si fuera poco, Valencia y Atlético también estuvieron muy cerca de ser campeones de Europa en este periodo con dos finales perdidas por cada club. Los blancos pueden incrementar en Kiev esta brutal estadística.

Zidane

“Si lo de Zidane lo estuviera haciendo Guardiola, la gente cantaría desde los tejados”

La final de Champions que Real Madrid y Liverpool disputarán este sábado en Kiev sigue generando todo tipo de reacciones en el mundo del fútbol. Entre las más destacadas está la de un ex de ambos conjuntos, Steve McManaman, quien ha concedido sendas entrevistas a los diarios The Telegraph y Daily Mail. En opinión del inglés, la labor de Zinedine Zidane en el banquillo blanco está infravalorada respecto a la de otros entrenadores como Pep Guardiola.

Lo ha ejemplificado con una lapidaria sentencia. “No le dan suficiente mérito. Se hizo cargo de un equipo disfuncional en dificultades. Los jugadores no estaban contentos antes de llegar él y ahora ha ganado dos Champions. Si lo estuviera haciendo Pep Guardiola, la gente estaría cantando desde los tejados. Imagínate ganar la Champions tres veces… Con todo el dinero que se mueve en el fútbol mundial, y Zidane se ha gastado poco, es realmente increíble. ¿Galácticos? Eso no ha pasado desde que Zizou ha estado allí. Y sigue igual: trofeo, trofeo, trofeo. Es excepcional”, señaló.

Hay que recordar que McManaman compartió vestuario con el francés durante la etapa de ambos como futbolistas del Real Madrid. Así ha explicado como era el día a día con uno de los mejores futbolistas de la historia: “La gente olvida lo bueno que era. Siempre hay momentos con buenos jugadores. Suelen ser en los entrenamientos, cuando estás jugando, y de repente pasa algo y es como… ‘¡Wow!’. Le veías bajar un balón del cielo o hacer un truco y girar después de conseguir un pase. ¡Y parece que acaba de levantarse de la cama“. Eran las pequeñas cosas que él hacía y uno se encontraba pensando que era hermoso de ver”.

Salah Liverpool

Salah respetará el Ramadán y jugará la final de Champions en ayunas

El factor religioso puede tener un insospechado efecto sobre la final de Champions entre Real Madrid y Liverpool. Según publica el diario egipcio Al Masry al Youm, Mohamed Salah, estrella del conjunto inglés, ayunará durante las horas previas al encuentro al haber decidido respetar el Ramadán, tal y como lleva haciendo desde el 16 de mayo. Cabe señalar que esta celebración sagrada se adhiere al noveno mes del calendario musulmán, la cual prohibe comer, beber y mantener relaciones sexuales durante las horas de luz. No parece la mejor preparación posible para un duelo de máxima intensidad como el que se espera en Kiev.

No obstante, hay deportistas que aseguran sentirse en mejores condiciones para la práctica del deporte durante este periodo. Es el caso del jugador del Leganés Nabil El Zhar: “Juego mejor en el Ramadán porque estoy más limpio por dentro”, aseguró ante los micrófonos de Radio Marca. Aunque los deportistas pueden abstenerse de este rito, gente perteneciente al entorno del atacante han asegurado al citado medio egipcio que éste no lo incumplirá. Es conocida la faceta más devota del extremo del Liverpool, tal y como demuestra en cada una de sus celebraciones de gol arrodillándose y levantando las manos hacia el cielo en señal de tributo a Alá.

Cristiano Ronaldo Real Madrid

El plan de Cristiano: Kiev y sólo Kiev

Cristiano Ronaldo no podía perderse el partido ante el Barça. Eso era algo evidente. El portugués acepta las rotaciones, pero un Clásico era un Clásico, tal y como todos los protagonistas demostraron sobre el césped del Camp Nou. Sin embargo, la decisión pudo salir muy cara. El portugués se lesionó del tobillo en la acción en la que marcó el 1-1 y un escalofrío recorrió a los aficionados del Real Madrid pensando en la final de Kiev. Afortunadamente para los blancos, todo quedó en un leve esguince que no le impedirá llegar al 100% a la cita ante el Liverpool.

De cara a los tres partidos que restan en LaLiga, donde la única aspiración de los de Zinedine Zidane es arrebatarle la segunda plaza al Atlético, es seguro que el de Madeira no estará en los próximos duelos ante Sevilla y Celta. En el aire quedaría su participación en la visita al Villarreal correspondiente a la última jornada. Sin embargo, el ‘7’ prioriza la final de Champions hasta el punto de que tampoco podría jugar en este encuentro, por lo que no es descartable que su participación en este Liga quede finalmente cerrada con 25 goles en 26 partidos.

En caso de ser así, no sorprendería la decisión de Cristiano, quien puede completar toda una proeza a sus 33 años. La Decimotercera del Real Madrid supondría la quinta Orejona de su carrera, título que además le convertiría en el principal favorito para hacerse con el Balón de Oro el próximo mes de diciembre. Si el luso obtiene por sexta vez el galardón otorgado por la revista France Football, superaría a Leo Messi. Cualquier precaución es poca para llegar al máximo al duelo que tendrá lugar en el Olímpico de Kiev el próximo 26 de mayo.

Neymar Cristiano Real Madrid PSG

“Neymar jugará en el Real Madrid la próxima temporada por 260 millones”

Según aseguró Eduardo Inda en El Chiringuito, Neymar será jugador del Real Madrid el próximo curso: “Neymar, salvo sorpresa de última hora, jugará en el Real Madrid la próxima temporada. Va a costar entre un 20% y un 25% más que lo que le costó al PSG, 260 millones aproximadamente”.

El tridente soñado: Salah, Cristiano y Neymar

Además, tal y como afirmó el director de OKdiario, en el club blanco sueñan con la posibilidad de contar con una delantera integrada por el brasileño, Cristiano Ronaldo y el egipcio Mohamed Salah: “El sueño del Real Madrid es que el próximo año la delantera pase de ser la BBC a la SCN. Un sueño muy complicado por razones económicas. Y la primera letra de este acrónimo es obviamente es Mohamed Salah. El cuerpo técnico del Real Madrid está en estos momentos muy centrado en él. Les encantaría ficharlo”.

Piqué Casemiro

Provocación de Piqué a Casemiro: “Puedes hacer las faltas que quieras, no hay amarilla”

El Clásico del pasado domingo entre Barça y Real Madrid sigue dejando momentos polémicos, varios de ellos protagonizados por Gerard Piqué. El último lo han desvelado las cámaras de Movistar+ en el programa El Día Después, las cuales captaron como el defensor blaugrana acusó a Carlos Henrique Casemiro de gozar de impunidad arbitral. “Puedes hacer las faltas que quieras, no hay amarilla”, fue la frase que le dijo al mediocentro brasileño.

Bale Benzema Cristiano BBC Barça Real Madrid

¿Y si la BBC jugara en Kiev?

Lo sucedido en el Camp Nou puede tener repercusión de cara a la final de Kiev. La BBC, que antes del Clásico parecía totalmente postergada, fue titular y demostró que sigue en condiciones de desarmar a cualquier rival. Cristiano Ronaldo era el único que ya estaba fuera de toda duda, quien ni siquiera completó el encuentro al ser sustituido en el descanso, aunque tuvo suficiente tiempo para marcar un gol y sembrar el pánico en el área del Barça. Sin embargo, el verdadero paso al frente llegó por parte de Karim Benzema y Gareth Bale, quienes dieron motivos a Zinedine Zidane para, como mínimo, reconsiderar la posibilidad de recurrir ante el Liverpool a su viejo tridente, avalado también por su experiencia en este tipo de citas.

Las dobles figuras de Benzema: 11 goles y 11 asistencias

El delantero francés, que ya se reivindicó con un doblete ante el Bayern de Múnich, constató su excelente momento de forma con una soberbia actuación. Esta vez no marcó, pero fue clave en los dos tantos de los suyos asistiendo a Cristiano Ronaldo en el primero y arrastrando a un defensor en el segundo. Con 11 dianas y 11 pases de gol entre todas las competiciones, el galo es el único integrante de la plantilla blanca que ha alcanzado las dobles figuras esta campaña. Conociendo la confianza que le profesa Zidane, todo apunta a que de nuevo será titular en la final del próximo 26 de mayo.

Bale, una cuestión de pegada

En el caso de Bale, todo apunta a que tendrá que seguir remando en los tres partidos ligueros que quedan (Sevilla, Celta y Villarreal) para convencer a su técnico. De todos modos, lo mostrado en el Clásico era el primer paso fundamental para tener alguna posibilidad de cambiar su situación de cara a Kiev. El galés fue de menos a más y terminó firmando la acción de la noche con un espectacular disparo de primeras desde la frontal que supuso el 2-2 definitivo. Quizá no es tan constante como Lucas o Asensio, pero sigue teniendo la pegada de los grandes cracks. Sus números están ahí para confirmarlo: 16 tantos y 8 asistencias entre todas las competiciones. Al igual que Benzema, no las tiene todas consigo para continuar en el Real Madrid el próximo curso, pero puede tener una última noche de gloria.

cuarto árbitro falta Luis Suárez

Hernández Hernández ignoró la advertencia del cuarto árbitro: “¡Es falta de Luis Suárez!”

Según las imágenes emitidas por El Golazo de Gol, el cuarto árbitro, Ricardo Escudero Marín, advirtió a Hernández Hernández sobre la falta de Luis Suárez a Varane que finalmente no señaló, jugada que desembocó en el 1-2 marcado por Messi. “Falta de Suárez”, dijo en dos ocasiones por el pinganillo al colegiado, quien decidió ignorar el aviso.

Con imágenes como éstas, sigue creciendo la polémica que dejó el Clásico entre Barça y Real Madrid, donde los visitantes también acabaron sintiéndose gravemente perjudicados por un claro penalti no señalado de Jordi Alba sobre Marcelo. Además, desde el club blanco también hay indignación al entender que Leo Messi presionó al árbitro en el descanso, después de que el equipo culé se quedara con uno menos por la expulsión de Sergi Roberto.

Piqué Nacho

Esto fue lo que Piqué le dijo a Nacho: “Ganamos las Ligas con 15 puntos de distancia, si no es imposible”

El encontronazo entre Gerard Piqué y Nacho Fernández en el túnel de vestuarios sigue dando que hablar. Antena 3 ha mostrado qué fue lo que dijo el defensor del Barça para provocar el enfado del jugador del Real Madrid: “¿Sabes que ganamos las ligas con 15 puntos de ventaja? Si no es imposible”.

“¡Cómo te puedes quejar, si nos han expulsado 17 veces ya!”, fue la respuesta de Nacho, quien ante los medios no quiso dar más bola al asunto. “Todos conocemos a Piqué, yo tengo una buena relación con él y era un momento un poco caliente. Lo que ha pasado se queda entre nosotros”, señaló.

Bale Messi Real Madrid Barça

Una guerra sin un claro vencedor

Barça y Real Madrid empataron 2-2 en uno de los Clásicos más calientes y polémicos que se recuerdan en los últimos años. En la previa del partido, se hablaba de un duelo descafeinado entre culés y blancos. Nada más lejos de la realidad. Lo visto sobre el césped del Camp Nou recordó a la época más bronca que se vivió con Pep Guardiola y José Mourinho en los banquillos.

Luis Suárez adelantó a los locales a los diez minutos, tanto al que inmediatamente respondió Cristiano Ronaldo, quien en la misma jugada sufrió un esguince leve por el que tuvo que ser sustituido al descanso. El conjunto de Ernesto Valverde se quedó con uno menos por la expulsión de Sergi Roberto al borde del entretiempo, lo que no les impidió volver a adelantarse en el marcador a los 52 minutos con un gol de Leo Messi en el que también hubo polémica de por medio. Gareth Bale puso el empate final con un extraordinario disparo desde la frontal ante el que nada pudo hacer Ter Stegen.

Sin vencedores, el duelo se recordará por el sinfín de acciones que sembraron la controversia y que dejan al colegiado Hernández Hernández como el gran señalado. El Barça no pudo brindar una victoria a su afición en el que fue el último Clásico de Andrés Iniesta, aunque mantiene su racha de imbatibilidad a falta de tres partidos para finalizar el campeonato. Por su parte, el Madrid dejó escapar una oportunidad inmejorable para llevarse la victoria en territorio enemigo. Los azulgranas celebraron el título de Liga tras finalizar el choque. A los blancos les queda el premio gordo: la final de Kiev.

Cristiano

Cristiano sufre un esguince leve de tobillo: “No preocupa para la final”

Una misma jugada fue motivo de alegría y susto para el Real Madrid en el Camp Nou. Cristiano Ronaldo respondió inmediatamente al tanto de Luis Suárez poniendo el 1-1 en el marcador. Sin embargo, el portugués se llevó un pisotón involuntario de Gerard Piqué al rematar la acción y fue sustituido al descanso tras aguantar todo el primer tiempo con molestias.

Según la primera exploración realizada, el atacante sufre un esguince leve. Cabe recordar que los blancos disputarán la final de Champions dentro de 20 días en Kiev. Sin embargo, Zinedine Zidane aseguró al término del choque que su presencia no peligra de cara a la cita en la que los blancos lucharán por la Decimotercera: “No está bien ahora mismo, pero creo que va a ser poco, es sólo un movimiento. Mañana vamos a ver con la resonancia, pero fijo que va a ser poco para él. No preocupa para la final, vamos a estar todos

Piqué

La última de Piqué: “Como el Madrid no ha querido hacer pasillo, le pido a nuestro staff que nos lo haga”

Gerard Piqué se quedó con ganas de más tras el intenso Clásico protagonizado por Barça y Real Madrid. Al finalizar el choque, los jugadores culés dieron la vuelta de honor para celebrar el título de Liga, a lo que el central azulgrana cogió el micrófono para decir lo siguiente: “Como estamos en familia y no nos han querido hacer el pasillo, le pido a nuestro staff que nos lo haga y con eso ya nos vamos”. Una petición que los trabajadores del club cumplieron. El Barça tuvo su pasillo por obra y gracia de Piqué.

Penalti Jordi Alba Marcelo

Hernández Hernández se tragó un claro penalti de Jordi Alba sobre Marcelo

Otra jugada más para engordar la nefasta actuación arbitral de Hernández Hernández en el Clásico entre Barça y Real Madrid. El colegiado volvió a perjudicar a los blancos al no señalar un claro penalti de Jordi Alba sobre Marcelo.

Falta Luis Suárez Varane

Falta no pitada de Luis Suárez en el gol del 2-1

No ha ganado para líos el colegiado Hernández Hernández en el Clásico entre Barça y Real Madrid. El árbitro no vio una falta clara de Luis Suárez a Varane en la jugada que terminó en el 2-1 marcado por Leo Messi.

 

Messi entrada Sergio Ramos

Messi ‘vengó’ a Suárez con un entradón a Ramos

Luis Suárez, Leo Messi y Sergio Ramos protagonizaron otro de los momentos calientes que se vivieron en el Clásico entre Barça y Real Madrid. El uruguayo y el defensor se encararon por una jugada en la que el primero se quejó de un codazo y el segundo le acusó de fingir. Tras reanudarse el choque, el argentino se la devolvió al de Camas con una dura entrada por la que vio la tarjeta amarilla.

Jordi Alba agarra cuello Modric

Jordi Alba no vio tarjeta tras agarrar del cuello a Modric

Como no podía ser de otro modo, el Clásico entre Barça y Real Madrid ha dejado momentos de máxima tensión. Entre ellos, cabe destacar un rifirrafe entre Jordi Alba y Luka Modric en el que el lateral agarró del cuello al croata. Pese a todo, el jugador culé ni siquiera vio tarjeta.

BBC Real Madrid

El Madrid sale con la BBC; el Barça, con Iniesta

Ya se conocen los onces elegidos por Ernesto Valverde y Zinedine Zidane para afrontar el Clásico entre Barça y Real Madrid, choque correspondiente a la jornada 36 de LaLiga. Andrés Iniesta finalmente partirá de inicio en el que será el último Barça-Madrid de su carrera, mientras que en el conjunto blanco cabe destacar la titularidad en ataque de la BBC.

Barça: Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta, Coutinho, Messi y Luis Suárez

Real Madrid: Keylor Navas, Nacho, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Bale, Benzema y Cristiano

Real Madrid Di Stéfano-actual

Un Madrid digno del de Di Stéfano

Pase lo que pase en Kiev, lo de este Real Madrid ya es una proeza. Son nada menos que cuatro finales de Champions en los últimos cinco años, algo impensable para los tiempos que corren en el fútbol. Tras la última proeza de los blancos ante el Bayern de Múnich, la cuestión es inevitable: ¿Está protagonizando este equipo un ciclo a la altura del de la ‘era Di Stéfano’?

Hay que recordar que aquel Madrid logró algo único en la historia: ganar las cinco primeras Copas de Europa. Entre 1956 y 1961, el equipo de la Saeta Rubia, quien estuvo secundado por otros mitos como Ferenc Puskás, Héctor Rial, Paco Gente y Raymond Kopa, monopolizó el dominio de la máxima competición continental. A día de hoy, son los Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos y Luka Modric de turno quienes van camino de repetir el hito.

Thomas Muller

Müller: “El árbitro hizo un buen trabajo, no perdimos por su culpa”

Sorprendente ejemplo de elegancia el que dio Thomas Müller tras la eliminación del Bayern de Múnich en Champions a manos del Real Madrid. A diferencia de otros compañeros que se quejaron del arbitraje recibido en el Santiago Bernabéu, el delantero defendió la actuación del colegiado y achacó el resultado final a los errores que cometieron.

“Considero que en la segunda parte la falta que recibe Lewandowski es penalti claro, pero si contemplas el partido con una visión más global, el árbitro hizo un buen trabajo. No es fácil pitar este tipo de encuentros. No perdimos por culpa del arbitro”, señaló el atacante del conjunto bávaro.

Benzema Lewandowski Real Madrid Bayern

Benzema le enseña a Lewandowski quién es el ‘9’

Hubo que esperar toda la temporada, pero el momento volvió a llegar. Karim Benzema hizo acto de presencia en el momento decisivo con un doblete que permitió al Real Madrid alcanzar la final de Kiev. En el primero de los tantos, el francés sorprendió en el segundo palo para cabecear adentro un excelente envío de Marcelo. Una acción de puro ‘9’ de esas que tanto se le pide del de Lyon. El delantero redondeó su gran noche nada más empezar el segundo tiempo con la ayuda inestimable del guardameta Ulreich. Ahí estuvo el galo para cazar la pelota que se le escapó al arquero del Bayern.

Su reivindicación cobró aún más peso tras la mala actuación de Robert Lewandowski en los dos partidos, quien pierde muchos enteros para cumplir su sueño de jugar en el Real Madrid la próxima campaña. Hay que recordar que Benzema también fue decisivo en la vuelta de semifinales de Champions de la temporada pasada, cuando se inventó una jugada para el recuerdo en el Vicente Calderón culminada por Isco que significó el pase de los de Zidane a la final de Cardiff. Después de todo, puede que tanto tiempo de espera valga la pena con el francés.

Real Madrid Bayern celebración gol

La Decimotercera vale este sufrimiento

El Real Madrid empató 2-2 con el Bayern y logró clasificarse para la final de Kiev, donde peleará por su decimotercera Copa de Europa a la espera de saber si su rival será Liverpool o Roma (5-2 ganaron los ingleses en la ida). Los de Zinedine Zidane volvieron a sufrir como nunca en casa. El tanto de Joshua Kimmich nada más comenzar condicionó completamente el choque y resucitó los fantasmas de la anterior eliminatoria contra la Juventus.

El empate firmado por Benzema fue la única tregua para los de Zidane en un primer tiempo frenético, en el que ambos equipos protagonizaron un intercambio de golpes. Tras el tanto del francés, James Rodríguez tuvo la más clara para los bávaros perdonando a puerta vacía tras un paradón de Keylor Navas a Lewandowski. No obstante, la jugada que más dio que hablar en los últimos minutos del primer tiempo fue una mano de Marcelo reclamada por los alemanes. El Madrid estaba jugando a la ruleta rusa, pero hasta en esto sabe moverse

La locura continuó nada más reanudarse el choque con un insólito error del guardameta Sven Ulreich que dio lugar al 1-2 marcado por Benzema. Una ayuda caída del cielo para los locales que ni mucho menos puso fin a la congoja. Y es que tenía que ser un ex como James Rodríguez quien anotara el gol que condenó el encuentro a un agónico desenlace. Los de Zidane tuvieron que saber sufrir y contaron con un providencial Keylor Navas que demostró que aún no ha dicho su última palabra en este club. Si el Madrid termina siendo campeón, conviene no olvidar lo del costarricense esta noche.

Keylor Navas Real Madrid Bayern

San Keylor Navas hizo posible Kiev

Keylor Navas fue uno de los grandes nombres durante la vuelta de semifinales de Champions entre Real Madrid y Bayern. Con sus intervenciones, el tico fue fundamental para que los de Zidane lograsen disputar su tercera final consecutiva.

Entre ellas, cabe destacar un disparo lejano de Alaba que se envenenó tras tocar en un defensa y un remate a quemarropa de Tolisso que repelió con reflejos felinos. Sólo una actuación de este calibre podía cambiar su situación en el club blanco, ya que el meta parecía completamente sentenciado tras sus errores en los últimos encuentros.

Ulreich gol Benzema Real Madrid Bayern

El peor fallo en el peor momento: cantada histórica de Ulreich para regalarle el gol a Benzema

La fortuna del campeón volvió a aparecerse al Real Madrid nada más empezar el segundo tiempo ante el Bayern. Una cesión de Tolisso provocó un falló catastrófico del guardameta Sven Ulreich, quien inexplicablemente no fue capaz de hacerse con el balón dirigido hacia su portería. Benzema se aprovechó del error para hacer el segundo suyo y de los blancos.

Mano de Marcelo Real Madrid Bayern

El Bayern reclamó penalti por mano de Marcelo

Jugada polémica en la vuelta de semifinales entre Real Madrid y Bayern. El conjunto alemán reclamó al borde del descanso una mano de Marcelo dentro del área. Ni el colegiado turco Cuneyt Çakir ni sus asistentes vieron nada punible en la acción.

 

 

Arturo Vidal Instagram mano Marcelo

Arturo Vidal y Boateng estallaron contra el arbitraje en las redes: “¡Otra vez, penal de mierda!”

Como ya sucediera la temporada pasada, los jugadores del Bayern no quedaron nada contentos con el arbitraje recibido en el Santiago Bernabéu. En esta ocasión, fue una mano de Marcelo la que desató la ira de los jugadores del conjunto bávaro, incluso los que no estaban allí presentes. Arturo Vidal y Jerome Boateng, ausentes por lesión, estallaron en las redes sociales contra el colegiado Cuneyt Çakir por no señalar penalti.

James Rodríguez gol Real Madrid Bayern

James cumplió la ley del ex… y pidió perdón por el gol

La ley del ex volvió a cumplirse en el peor momento posible para el Real Madrid. James Rodríguez hizo el 2-2 para el Bayern sembrando el pánico en el Bernabéu. El colombiano no celebró el tanto e hizo un claro gesto de pedir perdón.

Real Madrid Bayern gol Kimmich

El Madrid volvió a tropezar con la misma piedra: ¡el Bayern marcó a los tres minutos!

Se esperaba que el Real Madrid hubiese aprendido la lección de lo sucedido en la anterior eliminatoria contra la Juventus. En la vuelta ante el Bayern, otra vez llegaba al Bernabéu con una importante ventaja, el 1-2 conseguido en el Allianz Arena, y de nuevo no tardaron los de Zidane en comenzar a dilapidarla. A los tres minutos, gol de Joshua Kimmich aprovechando las facilidades defensivas para poner el 0-1, un tanto que condena al sufrimiento.

Kovacic Real Madrid

Sorpresa de Zidane: Kovacic juega por Casemiro

Ya se conocen las alineaciones escogidas por Zinedine Zidane y Jupp Heynckes para afrontar la vuelta de semifinales de Champions League entre Real Madrid y Bayern de Múnich. La gran sorpresa en el once del técnico francés está en la presencia de Mateo Kovacic en lugar de Carlos Henrique Casemiro, quien comenzará el partido en el banquillo. Finalmente, será Lucas Vázquez quien ocupe el lateral derecho ante la ausencia de Dani Carvajal.

Real Madrid: Keylor Navas, Lucas Vázquez, Ramos, Varane, Marcelo, Kovačić, Kroos, Modrić, Asensio, Ronaldo y Benzema

Bayern: Ulreich, Kimmich, Hummels, Süle, Alaba, Tolisso, James, Thiago, Müller, Ribery y Lewandowski

Llegada bus Real Madrid

Así fue el impresionante recibimiento al autobús del Real Madrid

Fiel a su tradición en las citas decisivas de Champions, la afición del Real Madrid no falló a la llegada del equipo. Espectacular ambiente el que rodeó al autobús en el que se desplazó la plantilla blanca hasta el Santiago Bernabéu.

Real Madrid Bayern

Kiev pasa por el Bernabéu

Los árbitros, la vejez de los rivales, la flor de Zidane… Se acaban las argucias para desacreditar el reinado del Real Madrid en Europa y, sin embargo, ahí sigue, a un paso de alcanzar su tercera final de Champions consecutiva. ¿Puede llegar algún momento en el que el ciclo ganador se alargue tanto que hasta sus detractores se rindan a la evidencia? Quizá nunca lo averiguaremos. La Copa de Europa está llena de trampas mortales, tantas que hasta a este equipo le tocará caer tarde o temprano. El madridismo espera que ese día quede lo más lejos posible.

Ahora toca pensar en la Decimotercera, en rematar el trabajo con el Bayern de Múnich y asegurarse una plaza en la final de Kiev. Los blancos han logrado lo más difícil, que ganar la Champions parezca algo fácil. Una competición donde la Roma o la Juventus te pueden marcar tres goles y mandarte a la lona contra todo pronóstico. O lo que es peor, un torneo donde tarde o temprano toca visitar estadios como el Allianz Arena. París, Turín, Múnich… De todo eso han conseguido salir victoriosos los pupilos de Zidane dejando claro quién manda en Europa. Y sufriendo en algunos casos. Sólo faltaba.

Sin embargo, puede que el verdadero reto de este Real Madrid esté donde menos lo esperaba, en el Santiago Bernabéu. La temporada de los de Chamartín venía arrojando pistas desde el comienzo. No se les recuerdan unos números tan pobres como locales durante la última década. La vuelta de la eliminatoria contra la Juventus fue la constatación del problema. A punto estuvo de salir caro con un desastre que pudo ser histórico.

Debe servir de advertencia para la visita del Bayern. Los alemanes perdonaron en la ida y aseguran estar convencidos de conseguir la remontada. Conviene a los de Zidane dar un golpe sobre la mesa para no ir a remolque. Que se note quién juega en casa y cuál es el escenario más temido del continente. Se acabaron los traumas del pasado. El Real Madrid ya es el primer equipo de la historia con el que el gigante de Baviera pierde seis veces consecutivas. La bestia negra ahora viste de blanco.