Zozulya y el Rayo, una relación incompatible

El ‘culebrón Zozulya’ prosigue su curso con un nuevo problema en el horizonte: ni Betis, ni Rayo -en el caso de que éste no intente jugar- quieren pagarle su salario. El delantero se aferra a que fue coaccionado la primera vez que visitó las oficinas del club, pero la postura de los dirigentes vallecanos es bien distinta. Estos últimos se niegan a pagarle todo su salario cuando ni siquiera ha querido entrenar. El sinfín de anécdotas tuvo su punto álgido el pasado miércoles.

Futbolista, representantes y abogado se plantaron en la Ciudad Deportiva para zanjar un asunto que se lleva extendiendo desde el 1 de febrero. La sorpresa llegó cuando nadie del Rayo les recibió en las oficinas… tras unos minutos, José Lorenzo, representante de Zozulya, recibe una llamada donde le comunican que tienen que seguir a un coche, el cual le llevará a esa reunión prevista. Más procedente de una película de acción que de un asunto futbolístico, al final pudieron reunirse ambas partes en el Corte Inglés de Alcorcón. Tras un largo tiempo de conversación, una vez más, no hubo una resolución clara acerca del futuro de Zozulya. El Rayo le propuso pagarle la mitad de su ficha y que rescindiese su contrato, sin embargo la propuesta no sedujo al ucraniano. Todo apunta a que el delantero fichará por un conjunto de la MLS, liga que aún no ha empezado y donde podría jugar sin ningún tipo de problema.

¿Es neonazi?

A diferencia de otros jugadores como Anelka, Zárate y Di Canio, el internacional ucraniano (con más de 40 goles en su palmarés) nunca ha hecho un saludo nazi, al menos públicamente. Sin embargo, Zozulya nunca ha escondido ser una persona muy patriota, hasta ahí todo correcto puesto que en Ucrania es normal que bastante gente se decante por un bando.

El principal motivo por el que la afición del Rayo no le quiere en Vallecas es por financiar al Batallón Azov, un grupo paramilitar que defiende a su país y que presume orgullosamente de su ideología neonazi, asesinan a miles de persona e incluso queman vivos a sus enemigos. Pues bien, Zozulya aparte de financiarlos también ha aparecido en algunos de sus vídeos donde les desea suerte. A estas pruebas se le suman varias fotografías polémicas como por ejemplo la de posar  junto a una bufanda de Stepan Bandera (histórico nazi ucraniano), saltar desde la grada ultra del Dnipro al campo para pegar al árbitro y posar con el número 18, justamente considerado como el código de Adolf Hitler.