De presidente del Mallorca a matón de discoteca y ahora a la cárcel

El que fuera presidente del Mallorca, Bartolomé “Tolo” Cursach, tendrá que ver los partidos de ‘su’ equipo entre rejas. El juez le imputa 16 delitos que van desde el cohecho y la extorsión al blanqueo de capitales, pasando por el narcotráfico, la corrupción de menores e incluso el homicidio, por la muerte por sobredosis de dos de sus ex trabajadores

El empresario dominaba la noche mallorquina en los últimos 40 años, su imperio empresarial cuanto con hoteles en Palma y Magaluf y discotecas como Pachá, Tito´s o el BCM, además de restaurantes y gimnasios.

Hay que remontarse a la temporada 2001-2002, cuando Cursach puso 1.600 millones de pesetas para pagar las fichas de los jugadores y evitar así el descenso administrativo a Segunda División. Después de una época convulsa en el equipo mallorquín, regresó al terreno deportivo en la temporada 2011-2012, cuando se hizo con el control del Atlético Baleares, con el que llegó a disputar sin éxito la fase de ascenso a Segunda. En la actualidad estaba ya desligado del mundo del fútbol.