Cristiano Ronaldo Portugal

Coto a Cristiano

Cristiano Ronaldo abandera a una Portugal que sueña con una machada que sería aún mayor que la de la pasada Eurocopa. Si el combinado luso puede aspirar a todo, es en buena parte gracias al cinco veces Balón de Oro, a quien sólo le faltaría el título más prestigioso a nivel de selecciones para rematar una trayectoria sin parangón en la historia del fútbol. El de Madeira eleva exponencialmente el nivel de un equipo que sin su presencia sería mucho más vulgar. El técnico Fernando Santos y sus pupilos son sabedores de esta realidad, por lo que no dudan en enfocar todo su juego ofensivo en el ‘7’. Tal y como se ha comprobado durante las últimas temporadas, Cristiano ha limitado su radio de acción sobre el césped convirtiéndose en un depredador del área. Una metamorfosis que no le ha impedido mantenerse en la cima con la consecución de las últimas tres Champions con el Real Madrid y la citada Eurocopa de hace dos años.

La espina del Mundial

En Rusia quizá no cuente con el lujoso acompañamiento de figuras como Benzema, Modric o Marcelo, pero todos le buscarán de modo permanente. Con la irrupción de jóvenes figuras como Gonçalo Guedes, André Silva y Bernardo Silva, además de la presencia de algún viejo socio que le conoce perfectamente como Ricardo Quaresma, el de Madeira llegará a este torneo mejor flanqueado que nunca. Así lo indican sus cifras en la fase previa, con nada menos que 15 goles en nueve partidos. Cristiano fue autor de la mitad de los tantos que su selección firmó durante la andadura clasificatoria. Lo cierto es que esto ya ni sorprende tratándose del máximo anotador histórico de Portugal con 81 dianas, donde también es el futbolista que acumula más presencias con el combinado nacional, un total de 149. Sólo le falta quitarse esa espina que tiene clavada en los Mundiales, campeonato en el que registra un pobre balance de tres goles en las tres ediciones en las que ha participado (apenas logró un tanto en cada una).

España sabe pararle

Como es de esperar, la principal preocupación de la defensa de España será maniatar a la estrella lusa, una labor que ha ejercido con eficacia en anteriores ocasiones. Y es que la Roja es uno de los seis equipos (junto con Benfica, Lille, Albania, Alemania y Francia) a los que Cristiano no ha logrado marcar tras un mínimo de cuatro partidos. Sin embargo, más revelador resulta el hecho de sólo haber rematado dos veces a portería a lo largo de estos enfrentamientos. Con su futuro como madridista más en el aire que nunca por todo lo ocurrido en las últimas semanas, en este Mundial tiene la oportunidad perfecta para reivindicarse como el número uno.