Diego Costa Pepe

Guerra Mundial

Se espera que salten chispas en el duelo entre España y Portugal con la presencia de dos futbolistas como Diego Costa y Pepe. El historial entre estos dos aguerridos jugadores se remonta a sus enfrentamientos en el derbi madrileño, cuando eran habituales los piques entre el ariete de Lagarto y la dupla de centrales formada por el luso-brasileño y Sergio Ramos. Curiosamente, el de Camas jugará en el mismo bando que el delantero de Lagarto en esta ocasión. Durante su etapa en Inglaterra, el entonces jugador del Chelsea reconoció echar de menos aquellos rifirrafes: “Me gustaban mucho los partidos contra el Real Madrid y la opción de enfrentarme con Ramos y con Pepe. Era una batalla buena y bonita. Saltaban chispas y teníamos líos, pero te garantizo que a ellos les gustaba también por eso mismo”. Tras iniciar su segunda etapa en el Atlético, Costa se quedó con las ganas de reencontrarse con Pepe, ya que el zaguero puso rumbo al Besiktas el pasado verano. Sin embargo, sus caminos vuelven a cruzarse en este Mundial.

Caminos paralelos

Pero no son las viejas rencillas y su famoso temperamento lo único que une a ambos futbolistas, quienes también tienen una historia en común. Los dos son originarios de Brasil, donde comenzaron una carrera cuyos derroteros les ha llevado a terminar vistiendo la camiseta de otra selección. Pepe nació y se crió en Maceió, capital de Alagoas, situado en la región Nordeste del país. Justo en el estado vecino, Sergipe, se ubica Lagarto, el municipio conocido por ser el lugar de procedencia de Costa. Luiz Felipe Scolari fue quien persuadió en 2007 al entonces defensor del Real Madrid para que eligiera jugar con Portugal, combinado que dirigía en aquel momento. Curiosamente, la renuncia del punta del Atlético a jugar con Brasil se produjo con el mismo técnico siendo seleccionador de la ‘Canarinha’ en 2014. En un descarado ejercicio de cinismo, Scolari criticó la misma maniobra que en su momento avaló con el central. “Lo de Deco y Pepe fue diferente que lo de Costa, no jugaron con Brasil”, fue la pobre justificación a su postura.

Costa busca reivindicarse

Mucho menos tiene que ver la trayectoria de estos dos jugadores con sus respectivas selecciones. La de Pepe, mucho más dilatada. Ante España, empatará con Rui Costa como el séptimo jugador con más apariciones con Portugal, un total de 94. Además, el exmadridista fue un pilar fundamental en el éxito histórico que supuso para el país la Eurocopa de 2016. Por su parte, el hispano-brasileño llegó en 2014 a una Selección que venía de ganarlo todo y que inició su particular declive por aquel entonces. Del pasado Mundial de Brasil se fue sin marcar ningún gol, lo que le convirtió en uno de los grandes señalados tras el batacazo en la primera fase. Desde entonces, el runrún en torno a Costa ha sido algo recurrente cada vez que ha jugado con la camiseta de España, con la que suma siete goles en 19 partidos. Dicho debate se ampara en la duda sobre si es un delantero acorde a las características del juego de la Roja. En Rusia tiene la oportunidad de redimirse, donde se postula como la primera opción en la delantera. Pese a todo lo que se ha dicho, conviene no despreciar las cualidades del ariete de Lagarto, quien puede aportar un plus de físico y carácter del que la Selección no anda sobrada.

Músculo contra Portugal

Este hecho cobra aún mayor relevancia ante un rival como Portugal, como ya se comprobó en la eliminatoria de octavos de final que ambos equipos protagonizaron en 2010. En aquella ocasión, tuvo que entrar desde el banquillo otro punta de gran poderío como Fernando Llorente para romper la correosa defensa que planteó el cuadro luso, la misma que España espera encontrarse en el Olímpico de Sochi. En la misma dirección apuntó un jugador con experiencia en este tipo de partidos como Andrés Iniesta. “En los últimos años, la historia de esta Selección nos muestra que lo importante es tener variantes. Según el tipo de partido, es mejor un jugador u otro. Hace unos años contra Portugal, salió Fernando Llorente y fue clave en ese partido. La versatilidad que tenga el equipo es lo importante y saber en qué momento usar a uno u otro”, señaló el manchego. Todo apunta a que Costa ejercerá de ariete y que Pepe será su sombra.