Iago Aspas Rodrigo

Aspas y Rodrigo: nueva dinamita

La meritocracia ha llegado a la Roja con la participación de Iago Aspas y Rodrigo Moreno en la cita mundialista que tendrá lugar en Rusia. La fantástica temporada que han protagonizado en LaLiga les ha valido para colarse en la lista por delante de un habitual como Álvaro Morata. No sólo eso, sino que además están en perfectas condiciones de pelear por el ‘9’ con Diego Costa. Ante el perfil físico y de potencia que representa el jugador del Atlético, tanto el del Celta como el del Valencia suponen dos opciones más acordes al fútbol asociativo y de buen trato de balón que practica la Selección. Gane quién gane la batalla por la titularidad, todo apunta a que el equipo será el gran beneficiado con semejante abanico de alternativas para el ataque.

El de Moaña ya ha impresionado en actuaciones con España como la que protagonizó en la goleada ante Argentina, en la que marcó un gol y dio tres asistencias. “Yo siempre que he tenido minutos en la Selección me he sentido muy cómodo porque creo que el estilo de juego de la Selección también beneficia mi fútbol y hace que yo luzca un poco más. Aquí hay ocho o nueve que son muy, muy buenos. El nivel es muy alto. Pero independientemente de la calidad, lo que manda es el estilo. Todos jugamos de una manera parecida, cada uno con sus matices”, confesó recientemente en una entrevista concedida al diario El País. Su convocatoria es un premio más que merecido tras los 23 goles marcados con el Celta en LaLiga, sólo superado por tres figuras de talla mundial como Luis Suárez, Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Cifras que hablan de un delantero incisivo a la par que talentoso. Resulta extraño que nunca haya despegado lejos de Vigo.

Explosiones tardías

Caso aún más sorprendente es el de Rodrigo Moreno, quien a los 27 años ha sorprendido firmando 16 dianas en LaLiga con el Valencia. Tras tres temporadas pasando de puntillas en el conjunto che, la llegada de Marcelino al banquillo de Mestalla le ha cambiado la vida. “Estoy muy agradecido por la confianza que ha depositado en mí desde el principio. Venía de años complicados, con lesiones importantes que te cortan el hilo de la temporada y el hecho de jugar como delantero me ha favorecido. Venía jugando en distintas posiciones, algo de lo que he aprendido”. En el poco tiempo que suma con La Roja, ya ha dejado grandes sensaciones con partidos como el que protagonizó contra Alemania el pasado mes de marzo. Su caso, al igual que el de Aspas, demuestra que todo buen trabajo puede acabar teniendo su recompensa, aunque sea más tarde que temprano.