Messi se arrodilla ante Cristiano

El 3-0 de Croacia a Argentina volvió a poner de manifiesto las carencias de Lionel Messi cuando juega con la albiceleste. El astro argentino estuvo apático, apagado y sobrepasado por las circunstancias. Una vez más, Messi vuelve a fracasar con su selección en un Mundial.

La derrota de Argentina desenmascaró definitivamente a esos que se atreven a afirmar que el jugador del Barcelona es el mejor de la historia. Messi necesita de los mejores jugadores del mundo para brillar; sin los Rakitic, Iniesta y compañía, Messi es un futbolista del montón que pasa desapercibido en los partidos y eso en Argentina lo saben.

Las estadísticas son como el algodón, no engañan. Messi sólo fue capaz de dar 31 pases hacia sus compañeros, es decir, menos que el portero Willy Caballero (36) y que los tres centrales: Mercado (49), Otamendi (72) y Tagliafico (84). Para más inri, el grueso de los pases de Messi fueron a Enzo Pérez (7) y Mascherano (3), por lo que lo poco que intentó fue inútil. Tiró una vez a puerta y trató de realizar 9 regates, ese fue el resumen de su pésimo partido.

Mientras tanto Cristiano mantiene a una selección menor como Portugal en la lucha por la cabeza del grupo junto a España. Sus cuatro goles son a su vez los únicos cuatro goles anotados por la selección portuguesa en todo el Mundial, convirtiéndole en el máximo goleador del torneo. El rendimiento de Cristiano con el Real Madrid tanto con Portugal demuestra que el delantero es un futbolista capaz de resolver partidos él solo, juegue quien juegue.

Messi no puede ser el mejor jugador de la historia por una sencilla razón, porque el mejor jugador del mundo tiene nombre y apellidos, Cristiano Ronaldo.