Mbappé Benzema

Pasado y futuro de Francia

París asistirá al cruce entre dos futbolistas que encarnan etapas distintas en la selección francesa. Si ambos no han coincidido en el tiempo es porque el ‘caso Valbuena’ ha convertido a Karim Benzema en pasado del combinado ‘bleu’ desde 2015, última vez que se enfundó la camiseta de su país. El delantero del Real Madrid parece tener asumido que el seleccionador Didier Deschamps tampoco le llamará para el Mundial del próximo verano. “No tengo ningún problema con el entrenador, pero sé que mientras él esté allí, no me llamarán. Hablé con él antes de la Eurocopa, pero no hubo explicación. ¿El Mundial? Todavía creo en el fútbol, tienes que creer. Pero hace dos años y medio que no estoy en la selección de Francia, no hay que ser tonto”, declaró en una entrevista para Canal+ Francia el pasado mes de noviembre.

Inicios paralelos

A falta de esperanzas para regresar, Benzema tiene una excelente oportunidad para reivindicarse ante el público francés del Parque de los Príncipes. No cuesta imaginar lo motivado que estará quien en su día fue la gran promesa del fútbol galo. Tras sus pasos se encuentra un Kylian Mbappé que ha desbancado varios récords de precocidad que hasta entonces ostentaba el ex del Lyon. Por ejemplo, el de ser el futbolista más joven en debutar con Francia en el siglo XXI con 18 años y 95 días (por los 19 años y 99 días con los que lo hizo Benzema), o el de alcanzar antes que ningún otro los 10 goles marcados en Champions League, con 18 años y 350 días (20 años y 307 días tenía el del Real Madrid cuando lo consiguió).

Registros que establecen paralelismos evidentes, si bien Mbappé parece ir un paso por delante y ya se ha establecido en un grande de Europa. Y es que hay que recordar que Benzema no dio el salto al Real Madrid hasta los 21 años. Mickael Madar, exjugador del PSG, ya se percató del parecido entre el fútbol de ambos atacantes en una de las actuaciones del ex del Mónaco con Francia: “Era el único que trajo un poco de movilidad, a pesar de que a veces era impreciso en sus pases. No hizo nada extraordinario, pero cuando tiene la pelota sucede algo. Es bueno en sus cadenas, va rápido, proyecta muy rápido hacia delante, elimina, se mueve muy bien. Es el tipo de perfil de jugador que no tenemos y el único que se acercaba a eso, nos guste o no, era Benzema”.

En la sombra

Pese a la curiosidad que suscita el duelo en Francia, lo cierto es que ninguno de los dos delanteros llega como referencia ofensiva de sus equipos. En el caso del Real Madrid, ese papel ha correspondido siempre a Cristiano, lo que no quita que la labor de Benzema sea apreciada pese a la falta de gol por la que tanto se le ha criticado. Como muestra de ese respeto, el ariete portugués le cedió ante el Alavés un penalti que sirvió para que el galo se llevara la ovación del Santiago Bernabéu al transformarlo. Situación similar viene siendo la de Mbappé en el PSG, siempre al margen de la lucha de egos entre Neymar y Cavani. Su papel secundario no quita que puedan ser protagonistas en el próximo duelo entre blancos y parisinos. La calidad siempre está ahí y puede aparecer en cualquier momento.