Benzema Real Madrid

Benzema siempre vuelve

Las cuatro finales de Champions alcanzadas desde 2014 no engañan: vale la pena esperar a Benzema. Zinedine Zidane siempre lo supo, pese a que el mal rendimiento del delantero francés llegó a ser injustificable en algún momento del presente curso. El técnico le mandó al rincón de pensar sentándole en el banquillo en la vuelta de cuartos de final contra la Juventus y en la ida de semifinales ante el Bayern. Hasta entonces, el galo apenas sumaba dos goles en Champions y ocho en el global de la temporada, unas cifras que apuntaban a su definitiva caída en gracia. Pero el de Lyon siempre resurge cual ave Fénix, como demostró volviendo a dar a los blancos el pase a una final de la máxima competición continental.

Clave a la hora de la verdad

Contra todo pronóstico, el ‘9’ madridista ejerció de tal en la visita del Bayern, con un doblete que le convirtió en el héroe de la noche. El primero de los goles fue fiel a los cánones de un delantero de pura raza, aguardando en el segundo palo un centro de Marcelo que cabeceó al fondo de la red. En el segundo, castigó con instinto asesino el garrafal error del guardameta Sven Ulreich. Celebró con rabia ambos tantos y se vació durante el resto del tiempo que pasó sobre el césped, como demostraron los siete robos de balón que protagonizó. Claro que tiene sangre.

Hay que recordar que el pasado ejercicio también fue decisivo para alcanzar la final de Cardiff en otra vuelta de semifinales, la del Vicente Calderón contra el Atlético, donde protagonizó una inolvidable jugada marchándose de toda la defensa dando lugar al gol de Isco. Su enésima resurrección le otorga altas posibilidades de ser de la partida contra el Liverpool. Tiene el respaldo de presidente, entrenador y compañeros, entre ellos un Cristiano Ronaldo que siempre ha reconocido sentirse más cómodo con el francés al lado. “Tuvo un momento complicado, pero siempre ha hecho su trabajo y nunca bajó los brazos”, reconoció Zidane sobre su temporada. En Kiev tratará de poner la guinda buscando un logro que todavía tiene pendiente, el de marcar en una final de Champions.