Los cinco ejemplos a seguir por Odegaard

Odegaard ha hecho las maletas en este mercado de invierno para continuar madurando en el Heerenveen de la Eredivisie holandesa, donde jugará en calidad de cedido durante 18 meses. Atrás quedan sus primeros dos años como jugador blanco, en los que ha completado 62 partidos con el Castilla y alguna aparición puntual con el primer equipo. Si tiene la intención de aprovechar la experiencia para mejorar, volver y triunfar como madridista, en la actual plantilla del Real Madrid tiene cinco buenos ejemplos en los que fijarse.

Dani Carvajal

El ‘2’ madridista pasó por todos los escalafones del club desde la categoría de alevín. Tras apuntar maneras ascendiendo con el Castilla en 2012, el club decidió traspasarle al Bayer Leverkusen para no frenar su evolución. La apuesta no pudo salir mejor, ya que Carvajal firmó un espectacular año en la Bundesliga (8 asistencias en 36 partidos y aparición en el once ideal del torneo). El Real Madrid ejerció la opción de recompra sobre el lateral, que regresó a casa para definitivamente quedarse.

Carlos Henrique Casemiro

El brasileño recaló en Concha Espina en 2013 procedente del Sao Paulo como una apuesta de futuro. Tras insinuar su gran potencial en actuaciones como la del Signa Iduna Park en 2014, fue cedido al Oporto, donde terminó de hacerse como jugador. Su rendimiento fue tal (41 partidos, 4 goles, 3 asistencias) que el conjunto portugués hizo lo posible por retenerlo, pero en el Real Madrid tuvieron claro que ya estaba preparado para asumir responsabilidades importantes. Y así ha sido desde el curso pasado hasta hoy.

Lucas Vázquez

El gallego ingresó en el club como juvenil y pronto se destapó como una de las grandes promesas del Castilla. El Real Madrid decidió cederlo al Espanyol para que se forjara al máximo nivel. Le bastó una temporada como periquito (39 partidos, 4 goles, 7 asistencias) para demostrar que podía dar el salto definitivo al conjunto madridista. Éste se produjo durante la temporada pasada, en la que se fue ganando un lugar importante en los planes de Benítez y más tarde Zidane a base de constancia y buenas actuaciones.

Kiko Casilla

Su caso es distinto al de otros por ser un viaje de ida y vuelta más largo de lo habitual. Criado como guardameta de futuro en las categorías inferiores, tuvo que poner rumbo al Espanyol para buscar más oportunidades. Incluso como jugador propiedad de la entidad perica tuvo que salir cedido al Cádiz y al Cartagena para ganar experiencia. Desde 2012 se consolidó en la portería blanquiazul con grandes actuaciones, hasta el punto de que el equipo que lo formó decidió traerlo de vuelta en 2015.

Álvaro Morata

Entre 2010 y 2014 despuntó en el Castilla y apuntó maneras en sus apariciones con el primer equipo. Ante las dificultades para gozar de los minutos necesarios para un jugador de su proyección, fue traspasado a la Juventus. En Italia logró convertirse en uno de los hombres más determinantes de la ‘Vecchia Signora’ con 27 goles y 19 asistencias en dos años. Su nivel no pasó desapercibido para el Real Madrid, que lo recompró el pasado verano.