Cristiano Ronaldo

Hora de redimirse

Cristiano Ronaldo se quedó sin marcar en el Allianz Arena. Nada alarmante teniendo en cuenta la victoria del Real Madrid. Sin embargo, para el ambicioso futbolista portugués siempre es una afrenta el hecho de irse de vacío. Su enfado quedó patente en el tanto que le anularon por controlar el balón con el brazo, jugada que protestó con vehemencia pese a que la repetición dio la razón al colegiado. En lo bueno y en lo malo, así es el insaciable carácter que le ha llevado a forjar su leyenda. El ‘7’ vió truncada su extraordinaria racha de once partidos consecutivos viendo portería en Champions, aunque eligió el mejor momento posible para hacerlo. Sigue siendo pichichi con 15 goles, a dos de su mejor registro.

Cristiano busca nuevos socios

El luso no se quedaba sin anotar en la máxima competición continental desde la vuelta de semifinales de la pasada campaña, cuando los de Zidane cayeron por 2-1 en el Vicente Calderón. Teniendo en cuenta que sale a un gol por cada 80 minutos en esta edición del torneo, puede que no tarde en redimirse. Mejor que así sea con un tanto que liquide las esperanzas del Bayern en el Santiago Bernabéu. Aunque Marcelo y Asensio se disfrazaron de Cristiano en Múnich, el auténtico traje de superhéroe sigue perteneciendo al de Madeira, la constancia personificada para sacar a los blancos de todo tipo de apuros.

Si Batman tiene a Robin, el portugués suele contar con Benzema, a quien probablemente echó de menos en la ida al quedarse en el banquillo. Sin el francés, Cristiano se vio más desconectado y como única referencia de la defensa rival. Por algo ha sido siempre acérrimo defensor del ‘9’ madridista. Pero lo cierto es que este curso tan sólo el ‘7’ ha tirado del carro en el ataque. Quizá tenga que seguir profundizando en su relación sobre el césped con otros socios que se han abierto paso como Isco, Asensio y Lucas Vázquez. Ellos son el futuro que puede alargar el esplendoroso presente de Cristiano, quien camina directo hacia su sexto Balón de Oro.