Zidane

El futuro de Zidane: revolución o guillotina

Son días de zozobra en el Santiago Bernabéu. La histórica eliminación ante el Leganés en Copa del Rey ha confirmado que son las horas más bajas que atraviesa el Real Madrid en los últimos años. Más que la posibilidad de acabar la temporada sin títulos, es la humillación sufrida en el torneo del KO y en LaLiga (con el Barça a 19 puntos) la que genera un terrible malestar en el club.

Desde la zona noble se señala tanto a Zinedine Zidane como a los jugadores, aunque la incidencia del primero en la debacle ante el Leganés es especialmente remarcable. “Tengo claro que peligra mi puesto en la eliminatoria de Champions. Tengo que encontrar las soluciones porque soy el responsable”, reconoció el técnico francés tras la derrota, consciente del importante papel que jugó en la misma con decisiones en la convocatoria y en la alineación que se demostraron funestas.

En caso de no lograr superar el cruce ante el PSG, parece evidente que se daría una situación insostenible para cualquier otro entrenador. No es así en el caso del galo, quien sigue teniendo todo el apoyo de los dirigentes tras haber hecho historia en sus dos primeras temporadas en el banquillo. Al margen de lo que suceda en lo que resta de campaña, Zizou tiene todas las papeletas para liderar el nuevo proyecto que iniciará el Real Madrid el próximo verano, tal y como aseguran en medios como el diario El Mundo y El País.

Evidentemente, será una continuidad con matices. El de Marsella no ha agotado su crédito como técnico, pero sí ha colmado la paciencia de la plana mayor con su empeño en defender a un vestuario que no le ha correspondido sobre el césped. La negativa pública a realizar incorporaciones es la muestra más inequívoca de esa obstinación, algo que en el club no se está dispuesto a volver a permitir. Si Zidane sigue, tendrá que asumir el cometido de emprender una revolución en la plantilla. Será el francés quien deba llevar la iniciativa a la hora de decidir qué cabezas deben rodar. En caso de persistir en morir con los suyos, la guillotina también le espera.