James Rodríguez Bayern

Quiere ajustar cuentas

James Rodríguez vuelve al Santiago Bernabéu, de donde fue desterrado el pasado verano al no contar para Zinedine Zidane. La oportunidad de venganza le ha llegado en el mejor escenario posible, unas semifinales de Champions en las que el Real Madrid se juega toda la temporada

Renunciar al sueño de triunfar en el Real Madrid fue el momento más duro de la carrera de James Rodríguez. “Mi salida fue triste y dura, el Real siempre fue mi sueño, pero el fútbol es así, un día estás en el lugar que quieres, otro no, vuelves…”, confesó sobre su marcha en una entrevista concedida a El Chiringuito de Mega.  En sus tres temporadas de blanco, el colombiano conquistó una Liga, dos Champions, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes, aunque su relevancia en tales éxitos no fue la que se esperaba de alguien que aún es el último fichaje galáctico del club. Los 80 millones pagados al Mónaco por su traspaso dan fe de ello.

¿Qué pasó con Zidane?

Irrumpió con fuerza en su primera campaña bajo las órdenes de Carlo Ancelotti, en la que firmó 17 goles y 18 asistencias entre todas las competiciones. Tras la marcha del técnico italiano, el de Cúcuta no logró volver a asentarse ni en el corto periplo de Rafa Benítez ni desde la llegada de Zidane al banquillo. Aunque rindió en los pocos minutos que le dio el técnico francés (el pasado ejercicio marcó o asistió cada 78 minutos), la sensación es que hubo algo que no acabó de funcionar entre ellos. “Los números estaban ahí, pero cada entrenador tiene sus jugadores y eso es totalmente respetable. No sé si hubo ‘feeling’ con Zidane o no, pero cada entrenador tiene sus gustos. No sé si fue injusto conmigo, cuando entraba hacía cosas buenas, pero no hay que pensar más en eso”, llegó a decir el jugador al respecto.

Prolongar su estancia en el Real Madrid como suplente de lujo era algo insostenible, por lo que salió cedido al Bayern para tratar de volver a triunfar al calor de Ancelotti. Paradójicamente, su consagración como figura del conjunto bávaro ha tenido lugar con la llegada de Jupp Heynckes. El entrenador teutón ha encontrado en el mediapunta cafetero algo diferente respecto a lo que han visto en el Allianz Arena durante las últimas temporadas, el soplo de aire fresco que permite volver a competir a un equipo que, por lo demás, se agarra a su glorioso pasado reciente.

En su mejor versión

Aunque la cesión de James finaliza en 2019, el club alemán cuenta con una opción de compra de 42 millones de euros. Salvo que la situación cambie radicalmente, el Bayern ejecutará esta cláusula con la que se asegurará en propiedad a un jugador de primer nivel por un precio asequible, al menos comparado con los que se manejan actualmente en el mercado. Y es que hay que recordar que el colombiano tiene 26 años, por lo que aún tiene carrera por delante para seguir mejorando y alcanzar su techo como futbolista.