Ramos Asensio Lucas Vázquez Real Madrid Bayern

El comienzo de un nuevo orden

El Real Madrid va camino de ganar su cuarta Champions en cinco años y, sin embargo, la sensación es que el ciclo ganador que vive el conjunto blanco no ha hecho más que empezar. Las actuaciones de Marco Asensio y Lucas Vázquez en esta edición de la máxima competición continental refuerzan esa teoría. Aunque todas las Copas de Europa ganadas por el cuadro madridista desde 2014 se han sustentado en la columna vertebral formada por Sergio Ramos, Luka Modric y Cristiano Ronaldo, lo cierto es que el equipo de Zinedine Zidane ha sido capaz de seguir renovándose para no tener que morir. Si la Duodécima será recordada como la de la irrupción de Isco Alarcón, en caso de ganarse la Decimotercera, mucho se hablará de lo que el mallorquín y el gallego han significado al respecto.

La era Lucas-Asensio

El partido de ida contra el Bayern de Múnich supuso la coronación definitiva de la pareja que está más de moda, con la acción del segundo tanto fabricado por ambos como momento más álgido. Su aportación venía siendo decisiva desde el comienzo de las eliminatorias. En la ida ante el PSG, entraron desde el banquillo y revolucionaron el choque para que los blancos pasaran del empate al 3-1 definitivo con dos asistencias de Asensio. En el Parque de los Príncipes, fueron titulares y completaron otra sólida actuación con protagonismo de ambos en el 0-1 marcado por Cristiano, jugada en la que el mallorquín robó la pelota a Dani Alves y el de Curtis puso un centro perfecto para el portugués. En la vuelta ante la Juventus, Zidane no dudó en recurrir a ellos en el descanso, cuando el Madrid se encontraba con la soga al cuello. Su aparición volvió a mejorar al equipo, mientras que Lucas tuvo un papel clave al ser objeto del penalti que decantó la eliminatoria.

En el Allianz Arena, el coruñés desbancó a Karim Benzema del once titular y demostró por qué se ganado ese hueco. La meritocracia parece haberse instaurado definitivamente con el ‘17’ como máximo exponente, quien aporta desborde, trabajo defensivo y, lo más importante de todo, acciones determinantes. Si se suman los goles y las asistencias de cada uno de los integrantes de la plantilla entre todas las competiciones, resulta que sólo Cristiano Ronaldo está por delante de él. El papel de revulsivo por el que destacó en su momento se le ha quedado pequeño. Por si fuera poco, también cumplió como lateral derecho improvisado ante todo un Franck Ribery tras la lesión de Dani Carvajal. “Cuando Carvajal ha salido del campo y Lucas se puso de lateral lo hizo muy bien. No era nada fácil”, fue el elogio que le dedicó Zidane tras el encuentro.

Actuaciones decisivas

Como ya sucediera la pasada campaña, Asensio comenzó en el banquillo y terminó siendo determinante en el feudo del campeón de la Bundesliga. A sus 22 años, ya ha dejado varios momentos estelares para el madridismo como su gol en la prórroga de aquel mismo cruce ante el Bayern o el de la final de Cardiff. Todo ello por no hablar de su impactante comienzo de campaña con dos golazos en la Supercopa de España contra el Barça. Aunque el balear llegó a apagarse en algún momento de la temporada, coincidiendo con el bajón de todo el equipo, volvió en el momento justo. Un nuevo orden irrumpe con Asensio y Lucas a la cabeza, quienes lo han cambiado todo para que todo siga igual, con el Real Madrid reinando en Europa.