Sevilla Bayern

Mazazo alemán en el Pizjuán

El Bayern de Múnich venció por 1-2 en casa del Sevilla y obliga a los hispalenses a una gesta casi sin precedentes para estar en semifinales de Champions: remontar en el infierno del Allianz Arena. Más que el resultado, a la parroquia del Sánchez Pizjuán le dolerá cómo se produjo. Los alemanes fueron mejores en el cómputo global del encuentro, pero los locales llegaron a verse protagonizando otra gesta tras un arrollador comienzo en el que encontraron el premio con el gol de Sarabia.

Fue entonces cuando apareció el gen ganador del Bayern y esa pizca de fortuna que siempre acompaña a la mística de los grandes de Europa. Un centro de Ribery a los 37 minutos desembocó en el gol en propia puerta de Jesús Navas. Según avanzaron los minutos, los de Montella acusaron el esfuerzo del choque ante el Barça y la inexistente política de rotaciones por la que se está caracterizando la labor del italiano. Por si fuera poco, no estaba Banega para manejar el tempo del partido. Los de Heynckes se adueñaron del choque y golpearon a los 68 minutos con otro envío de Ribery culminado por Thiago Alcántara. El golpe es duro, pero el equipo que tomó Old Trafford merece un último voto de confianza de cara a la vuelta de la eliminatoria.