Casemiro final Champions Real Madrid Liverpool

El magistral póker de Casemiro: cuatro de cuatro Champions

Casemiro ha firmado un hito histórico tras salir campeón en Kiev. El brasileño presume de ser el único jugador de la plantilla con un pleno de cuatro Champions. Y es que hay que recordar que los de Concha Espina han sido campeones en cuatro de las últimas cinco ediciones. Únicamente no pudieron hacerse con el título en la temporada 2014-15, cuando cayeron eliminados en semifinales a manos de la Juventus. Por entonces, el mediocentro de São José dos Campos jugaba en el Oporto en calidad de cedido, razón por la que mantiene esa inmunidad en la máxima competición continental como madridista. Pero sería injusto hablar del ‘14’ como alguien que únicamente da suerte a su equipo en Europa, ya que su relevancia en tales éxitos ha sido considerable.

En Dortmund empezó todo

El año de la Décima, cuando aún era un perfecto desconocido (llegó un año antes al club respaldado por José Mourinho), recordada es su actuación en el Signal Iduna Park en la vuelta de cuartos de final. Con los de Carlo Ancelotti al borde del colapso (habían ganado 3-0 en el Bernabéu y perdían 2-0 en Alemania), entró al terreno de juego con 20 minutos por delante y logró estabilizar la medular para finalmente conseguir la clasificación. “Dortmund es especial. Ahí es donde empezó todo para mí”, afirma el centrocampista al recordar el encuentro. A lo largo de aquella edición de la Champions participó en seis partidos (sólo uno como titular) traducidos en 144 minutos. Unas cifras engañosas, dada la incidencia real que tuvo en el éxito culminado en Lisboa.

Tras coger experiencia en Portugal, Casemiro regresó en 2015 para terminar convirtiéndose en una figura imprescindible para las grandes noches. Con la excepción de la vuelta de semifinales contra el Manchester City, para la que fue baja por lesión, el brasileño no se perdió ninguno de los demás encuentros del camino a la Undécima completando nueve de ellos de principio a fin. Como no podía ser de otro modo, también jugó los 120 minutos de la final de Milán, el partido que quizá le consagró del todo. Fue el jugador que más corrió con 13 kilómetros y protagonizó hasta 15 recuperaciones con las que puso coto al rocoso centro del campo del Atlético.

El héroe de Cardiff

Y todavía engrandeció más su leyenda con la Duodécima, donde pasó de indiscutible a héroe. Suyo fue el tanto más importante de la final, el que deshizo el 1-1 en el marcador en el segundo tiempo. La defensa de la Juventus rechazó un balón aparentemente inofensivo y ahí apareció el brasileño, a 25 metros de la portería, para firmar un golazo para la posteridad. En la presente edición de la máxima competición continental lo ha vuelto a jugar casi todo perdiéndose únicamente la visita al APOEL de Nicosia en fase de grupos. Y es que la mejor versión de este Real Madrid no se entiende sin el trabajo defensivo del brasileño, el futbolista que más balones ha robado en esta Champions con un total de 45.