Real Madrid Bayern celebración gol

La Decimotercera vale este sufrimiento

El Real Madrid empató 2-2 con el Bayern y logró clasificarse para la final de Kiev, donde peleará por su decimotercera Copa de Europa a la espera de saber si su rival será Liverpool o Roma (5-2 ganaron los ingleses en la ida). Los de Zinedine Zidane volvieron a sufrir como nunca en casa. El tanto de Joshua Kimmich nada más comenzar condicionó completamente el choque y resucitó los fantasmas de la anterior eliminatoria contra la Juventus.

El empate firmado por Benzema fue la única tregua para los de Zidane en un primer tiempo frenético, en el que ambos equipos protagonizaron un intercambio de golpes. Tras el tanto del francés, James Rodríguez tuvo la más clara para los bávaros perdonando a puerta vacía tras un paradón de Keylor Navas a Lewandowski. No obstante, la jugada que más dio que hablar en los últimos minutos del primer tiempo fue una mano de Marcelo reclamada por los alemanes. El Madrid estaba jugando a la ruleta rusa, pero hasta en esto sabe moverse

La locura continuó nada más reanudarse el choque con un insólito error del guardameta Sven Ulreich que dio lugar al 1-2 marcado por Benzema. Una ayuda caída del cielo para los locales que ni mucho menos puso fin a la congoja. Y es que tenía que ser un ex como James Rodríguez quien anotara el gol que condenó el encuentro a un agónico desenlace. Los de Zidane tuvieron que saber sufrir y contaron con un providencial Keylor Navas que demostró que aún no ha dicho su última palabra en este club. Si el Madrid termina siendo campeón, conviene no olvidar lo del costarricense esta noche.