Asensio Bayern Real Madrid

Pegada de campeón

El Real Madrid dio un paso fundamental para estar en la final de Kiev tras imponerse por 1-2 al Bayern de Múnich. Los blancos sufrieron de lo lindo frente a un rival que desperdició numerosas oportunidades y que llegó a adelantarse en el marcador con gol de Kimmich. En plena tormenta, un zarpazo de Marcelo al borde del descanso igualó el marcador. De este modo, el brasileño enmendó su error en el 1-0 tras uno de sus clásicos despistes defensivos.

Se esperaba que el Bayern bajara físicamente en el segundo tiempo, sobretodo porque Heynckes tuvo que agotar pronto los dos primeros cambios por las lesiones de Robben y Boateng. Sin embargo, el campeón de la Bundesliga tiró de empuje y continuó rondando el área visitante, especialmente por la banda de un formidable Ribery al que no le pesaron los años. El Madrid esperó el error y lo encontró en una terrible pérdida de Rafinha que dio lugar al gol marcado por Asensio tras un vertiginoso contragolpe.

El resto fue seguir aguantando hasta el pitido final. Nadie dijo que fuera a ser fácil, pero lo cierto es que los blancos volvieron a salir victoriosos del infierno bávaro con el mismo marcador que la pasada campaña. Ese mismo precedente y el 1-3 contra la Juventus deben servir de advertencia para no relajarse. Hay que culminar el trabajo en el Bernabéu.